¿Cómo medir y controlar los niveles de estrés en los perros de trabajo?

Foto: Cortesía de SIPSE.com

(Caracas, 1 de mayo. Noticias24).- Antes de saber cómo se mide y se controlan los niveles de estrés en los perros de trabajo, es importante resaltar que los mismos son seleccionados y adiestrados para realizar una determinada labor, como por ejemplo los perros de trabajo están adiestrados para realizar una determinada labor como asistencia, terapia, detección de explosivos y apoyo emocional a diferencia de los perros de deporte que se dedican a practicar y disfrutar a su guía y quizás a competir en concursos caninos.

Lea también​:​ ¡Insólito! Mujer es arrestada por robar una mariposa (+video)

El estrés es un mecanismo de adaptación que redirige los recursos del organismo para atender las necesidades que al perro le plantea el medio en que vive, por lo tanto esta asociado a expectativas tanto positivas como negativas. Un gran ejemplo es la activación y alegria del perro cuando llegas a casa y juega activo con otros perros, ejercicio físico intenso o prolongado, exceso de ruido en el ambiente, malas experiencias con otros perros, castigos o correcciones por parte del guía.

Un estrés puntual y de intensidad moderada no tiene por qué ser siempre perjudicial, ya que predispone a la reacción adaptativa. Pero cuando los niveles de estrés son excesivos o reiterados, se desencadenan alteraciones fisiológicas, emocionales y conductuales tales como ansiedad, depresión, huida y agresividad.

En los perros de deporte los factores que pueden provocar una subida del nivel de estrés son las sesiones de entrenamiento, en las que hay que tener cuidado tanto del tiempo del entrenamiento como del estado emocional del perro. Es imprescindible conocer las señales de estrés.

Suele pasar que si el perro va a una competencia y su amo esta estresado desde el momento en que se levanta el perro también lo estará.

Sin embargo, si conocemos a nuestro perro, las señales de estrés y cómo bajar sus niveles, no debemos preocuparnos. Tan sólo hay que estar pendiente de nuestro perro en cada momento, tanto en nuestra casa como en los entrenamientos y en aquellos momentos previos y posteriores a la competición.

Respecto a los perros de trabajo sucede lo mismo. Aunque son perros seleccionados específicamente para desarrollar esta función, no hay que olvidar que necesitan además ser perros, es decir, momentos de esparcimiento en los que puedan olfatear, correr libres, explorar, jugar con otros caninos.

Los perros de trabajo realizan una labor magnífica, pero hay que estar muy pendientes de las señales de estrés que vayan mostrando en cada fase y siempre ofrecerles momentos y actividades que reduzcan estos niveles de ansiedad.

Tipos de estrés:

Una clasificación del estrés lo divide en varios tipos:

Hipoestrés: Es un tipo de estrés bajo o muy bajo.

Eustrés: El denominado ¨estrés positivo¨. Impulsa al crecimiento y al desarrollo del individuo.

Distrés: ¨Estrés negativo¨. Limita el crecimiento y desarrollo del individuo.

Hiperestrés: Estrés excesivo, con riesgo de que se vuelva crónico.

¿Qué síntomas muestran los perros con estrés?

Gruñir cuando alguien se acerca a tocarlo, bostezar, pérdida de apetito, jadeos (lengua rígida y arqueada hacia arriba), pérdida de pelo, diarrea, vómitos, lamerse compulsivamente, estornudos, pupilas dilatadas, temblores, sacudirse repetidamente, lloriqueos, vocalización excesiva, patas sudorosas, rascarse, disminución de la actividad, problemas de la piel o miedos irracionales son signos o evidencias de que el estrés ha comenzado a ser un problema.

Estos signos no deben tomarse de manera individual, sino ser considerados en conjunto con otras señales que el perro nos está enviando para establecer un diagnóstico y una concreta y correcta terapia de reducción.

¿Cómo podemos bajar los niveles de estrés de nuestro perro?

Respetando su espacio en la casa y facilitando espacios activos de exploración en la calle.

Entendiendo que las conductas desadaptadas suelen ser fruto de necesidades básicas no cubiertas (salud, sueño, nutrición, calma, seguridad, juego, vínculo.

Conociendo el lenguaje corporal del perro para reconocer cuando está incómodo y ayudarle a subsanar la situación.

Facilitándole la evitación de situaciones conflictivas y siendo su ¨refugio seguro¨ en situaciones en las que nos necesitan.

Cuidando nuestro lenguaje corporal y facial para no intimidar al perro.

Dando mayor libertad al perro en la toma de decisiones a la hora de elegir por dónde quiere olfatear durante su paseo, permitiéndole explorar diversas zonas o disponer de mayor número de alternativas para elegir sus lugares en la casa, reduciendo el número de señales de obediencia en el paseo. Un exceso de control por nuestra parte sobre lo que puede o no puede hacer suele generar estrés al perro, y a nosotros mismos.

Manejando nuestras emociones para no contagiarles nuestros nervios, enfados, estrés.

Acariciándole suave y seguro, siempre a favor del pelo. Esto les ayuda a relajarse. Los masajes también les gustan y les relajan.
Cuidando el vínculo con tu perro: vuestra relación se deteriora si hay gritos, correcciones, castigos, etc. Un trato amable y respetuoso le ayudará.

Buscando actividades en las que ambos podáis participar y disfrutar.

Siendo comprensivos en cuanto al nivel de exigencia en los paseos, entrenamientos, juegos. ¡Respeta su ritmo! Si disfruta será más feliz.

Modificando rutinas como poner o quitar para romper la monotonía y estimularle. Si no tiene rutinas y no sabe ¨qué toca¨, puede estar confuso o estresado. Igualmente, una rutina muy estructurada puede resultarle estresante (por ejemplo, nuestra salida habitual de casa o los preparativos para su paseo o para su hora de comer).

Disminuyendo los juegos estresantes (por ejemplo, lanzar objetos repetidamente, tira y afloja energético…) e incluyendo juegos de olfato, propiocepción, exploratorios, de equilibrio y habilidades.

Utilizando correas largas en el paseo para facilitarle el movimiento y el olfateo.

Evitando en casa voces altas, ruidos elevados, movimientos bruscos o rápidos, aislamiento.
Utilizando en momentos de calma música relajante, aromaterapia, etc.

Valorando con un especialista el uso de feromonas apaciguantes, nutrición ortomolecular, fitoterapia, intervención nutricional.

Con información de Elmundodelperro