¿Cómo educo a mi perro para que no destroce la casa? Aquí la respuesta

Foto: Archivo / DPA

(Caracas, 05 de julio. Noticias24).- Apenas el dueño abandona la casa, el perro empieza a causar estragos en la vivienda. El resultado son muebles arañados y, en el peor de los casos, un animal herido. Por eso debe acostumbrarse a los cachorros a que estén solos desde pequeños. Si se trata de perros adultos, una mezcla de movimiento y trabajo mental puede ser un buen remedio.

Los zapatos están tirados por el pasillo, en el dormitorio hay un caos absoluto y la cara alfombra del salón está completamente deshilachada. Lo que a primera vista podría parecer un robo es en realidad la obra de un perro que en ausencia del dueño se dedicó a destrozar el apartamento.

“Un perro roe toda su vida”, explica Udo Kopernik, portavoz de la asociación alemana VDH,que agrupa a todas las relacionadas con el cuidado y la posesión de perros en el país. Esto sin embargo varía de manera indivual. “Algunos animales necesitan continuamente algo para roer, a otros les aburre enseguida”.

No sirve de nada castigar al perro porque haya destrozado la casa.

El roer no debe ser demonizado porque constituye un comportamiento importante para los animales. “Además contribuye, por ejemplo, a la limpieza dental”. Pero por supuesto que los dientes no se deben limpiar con las patas de una silla antigua. “Tampoco raspar el papel de las paredes o masticar la funda del sofá es un comportamiento aceptable para los perros”, agrega Kopernik.

En caso de que esto suceda, deben buscarse las causas. “No sirve de nada castigar al perro porque haya destrozado la casa”, comenta Astrid Behr, portavoz de la Asociación Federal Alemana de Veterinarios. Los amos deben investigar los motivos y tratar de subsanarlos para que el perro cambie su comportamiento.

“Por ejemplo, si se trata de un perro muy joven, se debe saber que los cachorros desmontan objetos, al igual que los niños, quieren tocar todo cuando son muy pequeños. Pero el dueño de un perro debería educarlo ya desde pequeño y enseñarle lo que puede hacer y lo que no le está permitido”, agrega Kopernik.

“No se puede decir, ‘¡Oh, qué mono es cuando juega con las zapatillas deportivas que ya son viejas! y después desesperarse cuando ha mordido los zapatos de diseño”. Porque un perro no puede hacer la distinción entre objetos nuevos y viejos. Lo mejor es pronunciar un ‘no’ muy claramente cuando esto suceda y ser muy consecuente. “Por ejemplo, roer los cables de electricidad y rascar el papel pintado de las paredes debe ser un tabú desde el comienzo”.

Pero también los perros adultos pueden llegar a destrozar una casa. “Esto se debe a que no lo han aprendido desde muy pequeños y se les ha permitido hacer todo lo que querían”, explica Kopernik. “En otros, las causas pueden ser un signo de que el perro no se ha movido lo suficiente, se aburre o teme quedarse solo y por eso comete destrozos, al parecer sin motivo alguno”.

“Hay casos en que la familia ha malcriado al perro y de repente se queda solo porque los hijos de la familia donde vive se van de casa y los padres lo dejan solo porque tienen que ir a trabajar”, añade Kpernik.

“Si roe o mastica por ejemplo las patas de una silla puede atragantarse con las astillas de la madera y se puede herir”

Un perro debe aprender a estar solo, según Behr, porque son animales de manada. “No sirve dejarlo de golpe solo en una habitación”, comenta Konny Borutta, entrandora de perros. “Al principio le muestro al perro su sitio y yo solo me alejo un paso. Cada vez me distancio un poco más de él. Algunos perros lo aprenden después de dos o tres días, otros necesitan más tiempo, pero al final lo captan”.

También es importante que un perro se canse sin agotarse. “Se debe retar a un perro tanto física como mentalmente”, añade Borutta. “No sirve dar un paseo corto con él por la mañana y después dejarlo horas enteras solo en casa. Lo mejor es dar un largo paseo después del cual el animal necesita descansar”.

“También es importante hacer algo para su espíritu, como por ejemplo practicar juegos y ejercicios en los que se vea obligado a mirar a su dueño”. Además, esto refuerza la relación entre los dos y posiblemente su comportamiento cambiará.

Por otro lado, destrozar una casa puede ser muy peligroso para el perro. “Si roe o mastica por ejemplo las patas de una silla puede atragantarse con las astillas de la madera y se puede herir”, explica Behr. Y Kopernik advierte de que las medias o calcetines de nylon son tremendamente peligrosos. “Si se los tragan y no son digeridos pueden causar una oclusión intestinal que puede llegar a ser mortal”.