Fue descubierta en Australia una nueva especie de serpiente venenosa

Foto: RT


(Caracas, 26 de julio. Noticias24).-
Un equipo internacional de científicos, que incluye a investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Swansea, ha descubierto una nueva especie de serpiente venenosa en Australia, a la que han apodado ‘Weipa bandy-bandy’ (‘Vermicella parscauda’).

Esta nueva especie es una pequeña serpiente (de entre 50 y 100 centímetros) con bandas en blanco y negro que se encuentra únicamente en Australia. La ‘Vermicella parscauda’ pertenece a un grupo de serpientes venenosas conocidas como serpientes cavadoras de la familia Elapidae. Pero a pesar de ser parte de una familia altamente venenosa que incluye cobras y taipanes australianos, los bandy-bandys no representan ningún riesgo para los humanos y su veneno podría contener incluso propiedades medicinales.

El doctor Kevin Arbuckle dirige la parte del análisis de datos moleculares de la investigación en Swansea. “Estamos muy entusiasmados de haber identificado esta nueva especie. Después de realizar los análisis de datos moleculares, descubrimos que, de hecho, habíamos encontrado una especie claramente diferente a la de los bandy-bandys conocidos anteriormente”, comenta.

Se podría decir que lo último que necesita Australia es otra serpiente venenosa, pero como señala el doctor Arbuckle, esta nueva especie podría tener beneficios distintos. “Debido a sus hábitats reservados, su tamaño pequeño y un veneno que no es altamente tóxico para los humanos, el ‘Weipa bandy-bandy’ no es una amenaza para nosotros”, apunta.

De hecho, el investigador señala que “una vez que se investiga el veneno de esta nueva especie, su compleja mezcla de químicos activos biológicamente tiene el potencial de conducir a futuros desarrollos farmacológicos que podrían ayudar a los humanos”.

El ‘Weipa bandy-bandy’ fue descubierto por el doctor Bryan Fry (Universidad de Queensland) y el doctor Freek Vonk (Centro de Biodiversidad Naturalis) en 2014, durante una excursión a la Península de Cape York. Tanto Fry como Vonk sospecharon que el espécimen era diferente a otras especies de bandy-bandy.

Con información de EuropaPress