Un cachalote varado en un río de Madrid deja perplejos a los españoles

Foto: Cortesía RT

(Caracas, 15 de septiembre. Noticias24)- Este viernes apareció en Madrid un cachalote varado en el río Manzanares.

Lea también: ¡Increíble! Un perro es nombrado alcalde en una ciudad de EE UU (+fotos)

El hecho insólito se dio a conocer a través de la red social Twitter por medio del hashtag #UnCachaloteEnMadrid el cual alcanzó el “trending topic” . La información fue tan viral que que el ayuntamiento de la ciudad escribió en su cuenta oficial “toda la información” en breve:

“Efectivamente, como pudimos comprobar in situ, había un enorme cachalote varado en el río Manzanares, y la escena era impresionante. Varios transeúntes curiosos se congregaban en las inmediaciones del Puente de Segovia para contemplar al gigantesco animal que yacía bajo el intenso sol de Madrid”, informó el ayuntamiento.

Los ciudadanos se tomaban “selfies” , mientras que otros se quedaban perplejos ante la escena. En el lugar se encontraban la ‘International Whale Association’ (Asociación Internacional para las Ballenas) que estaba al cuidado del animal.

Bart, uno de los integrantes de la Asociación manifestó que el cachalote “apareció en el río sobre las cuatro de la mañana”. “Aún no sabemos como ha llegado hasta aquí –admitió–; es una especie que habita en el mar, y aunque ocasionalmente hay algunos que se internan en los ríos, este caso es muy extraño porque estamos en una zona muy interior del país”.

De igual manera Bart, confirmó que “la criatura llevaba unas cuatro o cinco horas sin vida, y que están esperando por los resultados de las primeras pruebas para determinar exactamente la causa de su muerte”. Explicó, que “están tomando muchas precauciones con el tratamiento del cadáver, porque su descomposición al sol podría generar una crisis higiénica, en parte debido a que los cetáceos llevan en su cuerpo muchas de las sustancias contaminantes con las que desgraciadamente conviven en el mar”.

Debido a que todos se quedaron impresionados, les digo que Bart miente. Puesto que, Bart Van Peel es el director artístico de esta ‘performance’ titulada ‘Whale’, que se encarga de darle vida a impresionantes escultura hiperrealista de un cachalote para dar conciencia a la vida animal y a la contaminación de los océanos y del prejuicio que causa específicamente a esta y a todas las especies marinas. La ‘International Whale Association’, por cierto, no existe; es parte de la cuidada escenificación.

Van Peel, es el que esta encargado de la escenografía que está enmarcado dentro del programa cultural “CiudaDistrito”, que realiza actividades relacionadas con la música, el teatro, la narrativa, el turismo urbano y diferentes facetas creativas y artísticas.

“Simplemente tienes que sentirlo”

“Lo que hacemos es plantear un juego entre la ficción y la realidad”, nos confiesa finalmente Van Peel, explicando que la intención de esta puesta en escena es “crear un sentimiento de asombro, basado en esta brutal confrontación con la muerte, con la fuerza de la naturaleza”.

“Muchas de las personas que se acercan a contemplar al cachalote ya están al corriente, debido a la inevitable inmediatez de las redes sociales y los medios de comunicación, de que se trata de una iniciativa artística. Otros transeúntes desavisados simplemente se encuentran con la escena y por mero sentido común lo empiezan a sospechar”.

Peel, considera que “esta molesta confusión entre ficción y realidad contiene el mismo tipo de incomodidad y asombro que hay en nuestra relación con la naturaleza, y esa es la razón por la que tratamos de mantener la ficción durante tanto tiempo como sea posible, incluso en nuestra relación con las personas que se acercan a preguntar”.

“Lo que encontramos alrededor de este cachalote es un gran espectro de emociones –continúa explicando el director artístico–. Vemos tristeza, vemos el entusiasmo del encuentro con un animal gigante que no es habitual ver, vemos sensaciones de alivio cuando se dan cuenta de que no es una tragedia real, y las personas más extrovertidas empiezan a hablar entre sí sobre arte, pero también sobre la naturaleza”.

El director artístico alega que esta iniciativa no solo es una expresión de arte sino también es te esta diciendo algo: “Aquí estoy, mírame, me rindo, estoy exhausto. Estoy a tus pies y te pregunto qué vamos a hacer ahora”. Y creo que eso inmediatamente apela a las personas; ni siquiera hace falta explicarlo, porque cuando te encuentras con un animal de este tamaño muriendo cerca de ti, sientes claramente que algo va mal, que hay una distorsión, que este animal debería estar en el agua… no puedo explicarlo, simplemente tienes que sentirlo”.

El colectivo Captain Boomer ya llevó a cabo esta misma acción en París en julio del año pasado. Situaron su escalofriante escultura junto al río Sena y trataron de crear allí el mismo “espectro de emociones”, con la misma intención que en Madrid: quebrar la habitual capa de indiferencia que cubre las consciencias individuales y filtrar algo de empatía medioambiental por las grietas emocionales que logran producir con el impacto.

Foto: Cortesía RT

Foto: Cortesía RT

Foto: Cortesía RT

Foto: Cortesía RT

Foto: Cortesía RT

Foto: Cortesía RT

Con información de actualidad.rt.com