¡Increíble! Encuentran viva nueva especie de cocodrilo luego de 85 años

Foto: Europa Press

(Caracas, 24 de octubre – Europa Press).- Científicos han descrito la primera nueva especie de cocodrilo viva que se define y nombra en casi 85 años, concretamente el cocodrilo de hocico delgado de África Central.

El hallazgo se produjo mientras estudiaban el cocodrilo de hocico delgado en peligro crítico de extinción, lo que planeta dudas sobre las estrategias de conservación en curso.

El cocodrilo de hocico delgado es de tamaño mediano, vive en hábitats de agua dulce y, como su nombre indica, tiene un hocico largo y delgado. Cuando los científicos analizaron el ADN y las características físicas de los cocodrilos en la naturaleza y en cautiverio en seis países africanos, encontraron dos especies distintas de cocodrilos de hocico delgado, una exclusiva de África occidental y otra exclusiva de África central.

“Reconocer el cocodrilo de hocico delgado como integrado en realidad por dos especies diferentes es motivo de gran preocupación para la conservación”, dijo Matthew Shirley, experto en cocodrilos del Instituto de Conservación Tropical de la Universidad Internacional de Florida e investigador principal del equipo que realizó el descubrimiento.

“Estimamos que solo el 10 por ciento de los cocodrilos de hocico delgado viven en África occidental, lo que disminuye su población en un 90 por ciento. Esto hace que el cocodrilo delgado de África occidental sea una de las especies de cocodrilos más amenazadas del mundo”, advierte.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) incluyó a los cocodrilos de hocico delgado como “En Peligro Crítico” en 2014. Están amenazados por la pérdida de hábitat, la caza y la pesca excesiva, lo que disminuye su suministro de alimentos y los lleva a ahogarse en las redes. A primera vista, los cocodrilos de hocico delgado de África occidental y central parecen bastante similares. Además de las diferencias en su ADN, los científicos encontraron diferencias en la forma del cráneo y las escalas que apoyan firmemente la existencia de dos especies.

Los cocodrilos de hocico delgado están poco estudiados y poco representados en los programas de conservación. Primero descrito en 1824, viven en áreas muy remotas y tienen poca interacción con las personas. Se camuflan de la presa y buscan refugio de posibles depredadores en cuerpos de agua con mucha vegetación. También son increíblemente tímidos. Encontrar cocodrilos para examinar y recolectar muestras de ADN en la naturaleza ha sido un desafío por mucho tiempo.

El último hallazgo de Shirley tendrá importantes implicaciones para comprender la evolución y la diversidad de los cocodrilos, así como la conservación. Las políticas de conservación requieren el nombre exacto de las especies y la evaluación de los números de población. El futuro del cocodrilo de hocico delgado de África occidental probablemente dependerá del éxito de los programas de reproducción y reintroducción en cautiverio, según los investigadores.

Los investigadores publicaron sus hallazgos en Zootaxa.