Nacen en Sudáfrica los primeros leones concebidos por inseminación artificial

Foto: Tele13.com

(Caracas, 09 de noviembre. Noticias24).-Aunque a simple vista parecen unos cachorros más, Víctor e Isabel, dos leones sudafricanos de dos meses, marcan un pequeño hito de la ciencia: gracias a un proyecto de la veterinaria española Isabel Callealta, son los primeros del mundo en nacer tras ser concebidos por inseminación artificial.

Los cachorros viven en la municipalidad de Brits, en el Centro de Conservación Ukutula, una reserva privada a unos 70 kilómetros al noroeste de Pretoria.

A modo de broma y de homenaje por parte del personal del centro, los dos leones acabaron bautizados con su nombre y el de su pareja.

“no es necesario someter al animal a cirugía para aplicar la técnica, pero, por supuesto, tenemos que hacerlo con sedación porque estamos hablando de leones”, bromea.

Hasta ahora, la inseminación artificial en leones había registrado solo dos casos exitosos, pero esta es la primera vez que unos cachorros nacen realmente.

A diferencia de otros animales como las vacas o los humanos, los felinos ovulan generalmente solo cuando hay un macho cerca o, más concretamente, cuando hay cópula.

Si los inseminamos no hay cópula, por lo que no van a ovular naturalmente. No solo hay que desarrollar un protocolo de inseminación artificial sino que además hay que desarrollar uno para hacerles ovular”, indica Callealta.

“Queremos usar este protocolo como punto de partida para otras especies que lo necesitan más en este momento. Los leones están considerados hoy una especie vulnerable pero muchas otras especies de felinos salvajes amenazados se encuentran en una situación aún más crítica”, detalla.

La población de leones crece lentamente en Sudáfrica gracias a las reservas naturales nacionales y privadas, pero es una excepción mientras que en el resto del mundo los números retroceden.

Se estima que la población mundial, que en torno a 1800 estaba en 1,2 millones de ejemplares, cayó un 98 % en los últimos dos siglos.

Los pequeños Víctor e Isabel fueron el resultado de más de un año y medio de investigación que abre nuevas puertas a la conservación.

Con información de EFE