X

Mascotas

¡Entérate! Las serpientes de mar necesitan agua dulce para sobrevivir

Foto: Twitter

(Caracas, 09 de febrero. EuopaPress).- Los científicos pensaban que las serpientes marinas podían beber agua salada, pero investigaciones recientes han demostrado que necesitan acceder a agua dulce.

Un nuevo estudio publicado en PLOS ONE, dirigido por Harvey Lillywhite, profesor de biología de la Universidad de Florida, muestra que las serpientes de mar que viven en zonas con temporadas sin lluvias alivian su deshidratación tan pronto como llega la estación húmeda, y lo hacen obteniendo agua dulce a partir de “lentes” que se forman en la superficie del océano durante las lluvias intensas: eventos en los que la salinidad en la superficie disminuye lo suficiente como para que el agua sea potable.

La serpiente marina de vientre amarillo (Hydrophis platurus) es el único reptil en el orden Squamata que vive en mar abierto. Tiene uno de los rangos geográficos más grandes de cualquier especie de vertebrado. Debido a su amplia gama y existencia marina, durante la temporada seca (6-7 meses en el sitio de estudio en Costa Rica) no tiene acceso a agua dulce.

La forma en que sobreviven parece depender del acceso a lentes de agua dulce, pero se sabe poco sobre cómo reaccionan los vertebrados marinos o cómo consumen las precipitaciones. “Este estudio contribuye a una comprensión más completa de cómo las serpientes marinas pelágicas, y posiblemente otros animales marinos, evitan la desecación después de una sequía estacional en el mar”, dijo Lillywhite en un comunicado.

Los investigadores capturaron 99 serpientes marinas frente a las costas de Costa Rica (curiosamente, las serpientes nunca se han observado en los estuarios) y les ofrecieron agua dulce en un entorno de laboratorio. Sucedió que el equipo estuvo allí justo cuando se acabaron seis meses de sequía y comenzó la temporada de lluvias.

Encontraron que sólo el 13 por ciento de las serpientes capturadas después de la lluvia comenzó a aceptar el agua, en comparación con el 80 por ciento de las capturadas anteriormente. La lluvia debe haber saciado su sed.