X

Mascotas

El embarazo psicológico canino no le ocasiona daños a las mascotas

Foto: Imagen de Mundocurioso.com

Caracas, 14 Ene. AVN.- El embarazo psicológico también se presentan en animales. La mayoría de los casos que se conocen son de perras que no han sido apareadas, lo que genera el trastorno hormonal en el animal, explicó Jesús Eduardo, médico veterinario de la parroquia Caricuao.

Inflamación en las mamas y comportamientos maternales, como preparación del nido de forma anticipada, son los síntomas más comunes cuando se está en presencia de una falsa preñez, contó Eduardo, quien aclaró que ese trastorno no ocasiona daños graves en el animal.

Dijo que este fenómeno ocurre tres o cuatro meses después de haber transcurrido la etapa de celos. “Los síntomas no se presentan estrictamente dentro de los mismos rangos; se pueden dar en menor o en mayor intensidad”, dijo.

Ante esa situación, sugiere consultar a un veterinario: primero para descartar una real gestación, y segundo para escuchar recomendaciones preventiva, en caso que el trastorno sea fuerte, etapa que la perra podría hasta generar producción de leche, lo que en algunos casos ocasiona mastitis.

“Para evitar que se desarrolle la mastitis (endureciendo los pezones del animal y que podría producir infecciones) se receta antibióticos preventivos y algunos desinflamatorios, pero sólo en esos casos donde se presentan fuerte inflamación. Cuando el embarazo psicológico se da sin mayores complicaciones sólo hay que dejar que esa etapa pase por sí sola”, explicó el veterinario.

Solución a la pseudogestación

Eduardo indicó que para corregir la alteración hormonal existen dos soluciones: el apareamiento y la esterilización. “La primera corregirá la alteración, pero la segunda permitirá la desaparición total de este trastorno”.

Con respecto al resultado exitoso de esterilización, el veterinario señaló que la explicación está en que se elimina el cuerpo lúteo, el cual aparece en el ovario después de la ovulación, durante la cual se generan una serie de hormonas: estrógenos y progesterona.

No obstante, reiteró la necesidad de consultar a un veterinario si existen síntomas de gestación. “Muchas veces se da una monta (apareamiento) y el dueño del animal no se entera, entonces hay que descartar un embarazo real”.

La pseudogestación en otros animales

De acuerdo con Eduardo, los embarazos psicológicos “no sólo se presentan en los caninos. Lo que ocurre es que como estamos más en contacto con esta especie lo podemos percibir con más facilidad”, dijo.

Los gatos y hasta los animales silvestres y salvajes también tienen este tipo de trastorno hormonal, añadió.

En los lobos pasa también. La hembra que tiene las crías evita que las otras se puedan aparear, lo que produce en ellas el síndrome de pseudogestación, por lo que ayuda a amamantar a la que tiene las crías. En esos casos funcionan como madres nodrizas”.