X

Mascotas

Conozca los casos más interesantes de la inteligencia animal (+infografía)

Infografía: DPA

VIENA (dpa)“¡Animal! ¡Ganso!” Hay quienes lo dicen como un insulto. Como si los animales fuesen brutales, torpes o poco inteligentes. Pero la verdad es otra. Muchos animales tienen una fina inteligencia, que les permite en algunos casos incluso hacer cálculos matemáticos y utilizar una computadora, mientras que en otros les sirve para manejar herramientas.

Entre los animales más inteligentes se cuentan los monos. Algunos de ellos construyen herramientas para poder extraer insectos de entre la corteza de los árboles. También saben fabricar paraguas de hojas para protegerse de la lluvia. Y son capaces de cumplir tareas consideradas propias de los seres humanos.

Hay orangutanes que reconocen símbolos en el teclado de computadoras y pueden relacionarlos con determinados objetos. Otros pueden hacer cálculos matemáticos o tocar el piano.

Los monos comprenden que determinada actividad lleva a un resultado determinado, explica la bióloga Friederike Range de la Universidad de Viena, en Austria. Ella investiga el comportamiento de perros, lobos y monos. Un chimpancé, por ejemplo, puede aprende a abrir una nuez golpeándola con un martillo.

Foto: Horst Ossinger/ dpa

Friederike Range considera a un animal inteligente cuando puede adaptarse a nuevos objetos o problemas. O si puede aprovechar experiencias anteriores en situaciones distintas. Por ejemplo: si puede romper con una piedra una almendra, también podrá romper una avellana.

No sólo los mamíferos aplican la inteligencia para resolver problemas que enfrentan en su vida cotidiana. También lo hacen las aves.

La corneja negra, una especie de cuervo, aprovecha el tráfico automovilístico para abrir nueces: vuelan sobre una calle de asfalto con una nuez en el pico y la lanzan para que los automóviles la pisen y rompan así la cáscara. Una vez que haya pasado el vehículo, van y levantan los trocitos de nuez.

Algunos investigadores en Japón observaron incluso que las cornejas usan este truco aprovechando los semáforos: sólo se lanzan a la calle para recoger los fragmentos de nuez aplastados cuando la luz esté en rojo y los automóviles se tengan que parar, evitando así que sean arrolladas. ¡Como ves, no son nada tontos los animales!