X

Mascotas

DPA: 2012, el año en que la costa del Perú se lleno de cadáveres

Lima, 10 may (dpa) – Los cadáveres en las costas peruanas se cuentan por miles desde febrero. Los hay de delfines y de pelícanos, pero también de otras aves pescadoras y algún lobo marino o algún pingüino, sin que hasta hoy haya señales de mejora en el cuadro.

En medio de la falta de explicaciones, el temor se extiende. La gente ya no quiere ir a la playa y no desea comer productos del mar, aunque hasta ahora no hay indicios de riesgo para el género humano.

Las investigaciones ya determinaron que las dos grandes muertes masivas, las de pelícanos y delfines, obedecen a causas distintas. Los primeros están muriendo de hambre. De los segundos aún no se el porqué, pero está claro que no es inanición.

Al menos 5.000 pelícanos y un número más reducido de otras aves que se alimentan de peces han sucumbido por hambre. Se trata sobre todo de jóvenes sin experiencia para alejarse de la orilla. En sus buches se encuentra arena, basura y otros elementos con lo que en su desespero trataron de burlar al organismo.

“Desde febrero se observa en el litoral peruano la presencia de aguas cálidas como producto del ingreso progresivo, de norte a sur, de aguas ecuatoriales y de ondas Kelvin, provenientes de Australia, lo que altera el ecosistema marino”, explicó la oceonógrafa Carmen Grados, para quien el hecho se extenderá hasta junio.

Con las aguas cálidas, los peces, y especialmente las anchovetas, los más abundantes, emigran al sur o se sumergen profundamente. Los pelícanos pierden el tiempo buscando y finalmente colapsan.

Si todo sigue así, otras especies podrían caer, entre ellas los pingüinos, de los que apenas quedan en el Perú poco más de 11.000. Un golpe duro en momentos en que, según el biólogo Yuri Hooker, comenzaban a reportarse mejoras en la cantidad de esos animales.

Se trata de una de las mayores muertes masivas de esos animales de que haya noticia.

Lo de los delfines es distinto y de momento inexplicable. Según las autoridades, los muertos son algo más de 800. Otros expertos creen que pasan de 1.000. Se trata de una de las mayores muertes masivas de esos animales de que haya noticia. Una referencia reciente data de 2004, cuando en Indonesia murieron unos 400.

“La investigación no ha concluido. Tenemos muchos componentes y se están descartando. Ya resolvimos que no fue falta de alimento o la interacción con pescadores, pues sus cuerpos no tenían heridas ni golpes, ni pesticida, metales pesados o biotoxinas. No descartamos que los afectara la sísmica 3D”, le dijo al diario “La República” la bióloga Elisa Goya, del Instituto del Mar Peruano (Imarpe).

La sísmica 3D, denunciada por “La República” como posible causa, es el efecto de los disparos de aire contra el suelo marino por empresas que buscan petróleo. Para el viceinistro de Ambiente, Gabriel Quijandría, esa hipótesis está descartada prácticamente.

Una teoría fuerte es que se trata del virus Morbillivirus. Empero, no hay aún una palabra final. Un centro estadounidense al que funcionarios del Imarpe le atribuyeron haber confirmado que esa es la causa negó haber hecho investigaciones en ese sentido.

Se teme que el mal afecte a otros especies. Ya apareció un lobo marino muerto, pero no se sabe si hay relación. La poblacion de mamíferos marinos en el Perú es alta y la muerte de delfines causar especial pesar por la simpatía que los caracteriza.

Autoridades locales han aconsejado a la población alejarse de las playas y la comida marina, con el impacto derivado para el turismo -aunque el verano ya pasó- y para la fuerte actividad pesquera.

“No hay problema con los peces, no hay una situación de epidemia o de infección de virus en el mar ni en los recursos marinos. Por tanto consumir estos recursos es seguro”, afirmó Quijandría.

Cientos de cuerpos se recogen e incineran cada día, en un año en que la costa peruana se llenó de muerte, aunque según expertos eso no significa aún un preludio de un fenómeno El Niño de consecuencias funestas.