X

Mascotas

Dele el primer baño a su cachorro sin traumas

Foto:Dreamstime

Darle el primer baño a nuestra mascota, puede volverse un encuentro traumático que se prolongue por toda su existencia, es por ello que debemos planificarlo bien para hacer de esta una experiencia que ustedes y su mascota disfruten.

La separación del cachorro de su madre y sus hermanos, supone para el un momento de estrés que seguido por el cambio de ambiente, olores y de manada, termina por producirle altos niveles de ansiedad. Es importante que le brindemos un entorno tranquilo y amigable hasta que se acostumbre y empiece a sentirse a gusto. Por ello no conviene bañarlo en esta fase para no agregar otra “angustia” en la vida de nuestro inocente cachorro.

Es indispensable llevarlo al veterinario para que reciba su primer vacuna, una dosis de antiparasitario,y él te dirá en el momento que puedes darle su primer baño, pues es conveniente permanecer unos días después de la vacuna, incluso después de la segunda dosis. Si antes de esa fecha el cachorro se ensucia, puedes limpiarlo con toallitas humedad de bebe.

Mientras tanto puedes iniciar a cepillar su pelo; esto ayudará a mantenerlo más limpio y hará que se acostumbre a esta rutina. Debes saber que cada cachorro tiene necesidades de cepillado distintas, por lo que es recomendable que te asesores a la hora de comprar sus implementos.

Ha llegado el gran día, el día del baño

Foto:Dreamstime

Una vez llegado el gran día, prepara todo como si se tratara de una fiesta, recuerda que este debe ser un momento de armonía entre usted y su cachorro. Los elementos que vas a necesitar son:

Una bañera con desagüe para que el agua no se acumule, así el cachorro no siente miedo de quedar sumergido bajo el agua.

Un champú que sea apto para cachorros, con pH neutro, sin perfumes y sin aromatizantes porque irritan su delicada piel.

Aclara con abundante agua para que no quede ningún resto de champú sobre la piel.

Puedes tener juguetes dentro de la bañera, para que el pueda distraerse y asocie el baño con un momento de diversión.

Mantén una toalla a mano para que puedas secar a tu cachorro a penas salga del agua.

Es recomendable secarlo con un secador de cabello para retirar toda la humedad del pelo. Para intentarlo, debes mantenerlo bien distanciado de su cuerpo para que no se asuste. Primero deja que escuche el ruido que hace y cuando ya no le moleste, dirige el aire hacia él.

Para desenredar su pelo puedes agregar alguno de los aceites naturales que ayudan a desarmar los nudos, así no le harás daño al peinarlo. Es importante desenredar el pelo largo antes de mojarlo.

Muéstrate alegre a la hora del baño, nuestras mascotas pueden sentir nuestros estados de animo; háblale con palabras dulces durante todo el baño. No pierdas la paciencia y no le regañes si no se comporta como esperabas, el no entiende lo que sucede, simplemente reacciona para mostrar su miedo.

Si el perrito se pone muy nervioso, puedes suspender el baño, sacarlo de la bañera y envolverlo con la toalla y secarlo sin el secador por esta vez. Otro día puedes volver a intentarlo. Obligarlo a tomar el baño solo prolongara el estrés hasta su próxima vez.

Por último, no mojes la cara del cachorro en los primeros baños. Deja esa parte del cuerpo para en el momento que ya no le moleste el agua.

Al finalizar el baño, déjalo descansar, y dale una golosina para premiarlo por haber superado una dura prueba.