X

Salud

Advierten que el riesgo de los biopolímeros es que lleguen a los órganos nobles y dejen de funcionar

Video: Globovisión, 16 de mayo de 2013

(Caracas, 16 de mayo. Noticias24) – Pese a la prohibición de suministro y aplicación de biopolímeros, el número de familias enlutadas por esta causa sigue en aumento. El cirujano plástico y miembro de la junta directiva de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica, Reconstructiva, Estética y Maxilofacial, Jaime Chacón, informó que el gremio ha realizado una campaña desde hace más diez años en contra de los biopolímeros, a la que se les unió las autoridades sanitarias, por lo que ahora -desde 2011- es ilegal su aplicación.

Explicó que la sustancia es sintética y se coloca en forma de relleno -no es implante- que se difunde en los tejidos, “en el mejor de los casos es que no ocurra una reacción inflamatoria y haya volumen en la zona deseada, pero la realidad es que la mayoría de las veces no es así, sino que comienza a crear una reacción inflamatoria, el cuerpo la rechaza porque es una sustancia ajena al organismo. Si a eso le sumamos que la sustancia se coloca en sitios peligrosos como dentro del músculo, el cual tiene mucha irrigación -muchas aterías y venas- se corre el riesgo de que esa sustancia -que es un plástico- se vaya por una arteria o vena, llegue a órganos nobles como los pulmones y los tapa, en efecto la persona no puede respirar”, explicó.

El también profesor de la UCV agregó que otra de las dificultades que podría enfrentar el paciente es que la sustancia se vaya, a través de las venas, hacia otros sitios como los tobillos, vagina o útero, produciendo infertilidad.

“Lo barato sale muy costoso, tan costoso que en algunos casos la vida será el precio”

Asimismo, resaltó que los biopolímeros los han disfrazado con otros nombres como “células expansivas”, a lo que destacó que la sustancia no contiene ninguna célula, “simplemente se utiliza un nombre bonito y biológico para que la gente crea que es seguro. Aquí nada es seguro, es riesgo y por ello está prohibido”, enfatizó.

Chacón resaltó que aquellas personas que se inyectaron biopolímeros en el pasado, antes de que éstos fuesen ilegales, puede que no tengan reacción alguna, pero que “son una bomba de tiempo”, porque estas personas están expuestas a que el cuerpo en cualquier momento haga una reacción inflamatoria.

Por último, recomendó que los procedimientos médicos -todo aquello que sea invasivo, como una inyección- no deben ser aplicados por una persona que no sea médico, sino que sean hechos por dermatólogos o cirujanos plásticos. “Lo barato sale muy costoso, tan costoso que en algunos casos la vida será el precio”, zanjó.