Un estudio reveló que la formación de neuronas es la causa de que no recordemos casi nada de nuestra infancia

(Caracas, 28 de mayo – Noticias24).- El elevado nivel de producción de neuronas es la causa de que el ser humano no recuerde los primeros años de su vida, de acuerdo a los resultados de un estudio realizado por diversos científicos en Candadá, y que fueron presentados en el congreso anual de la Asociación Canadiense de Neurociencia.

El estudio revela que aunque la formación de nuevas células cerebrales sea clave para aumentar la capacidad cognitiva y aprender, en ese primer momento afecte a la memoria limpiando la mente de viejos recuerdos.

La explicación se debe a que la neurogénesis o formación de neuronas nuevas en el hipocampo, región del cerebro conocida por su importancia para el aprendizaje y el recuerdo, alcanza sus picos antes y después del nacimiento, mientras que durante la niñez y la edad adulta, su producción comienza a decaer.
 

La neurogénesis o formación de neuronas nuevas en el hipocampo, alcanza sus picos antes y después del nacimiento.

Los autores utilizaron ratones viejos y jóvenes, para comprobar si había relación entre este mecanismo y la ausencia de recuerdos de los primeros años de vida. Como resultado, el equipo descubrió que en los animales adultos, aumentar la neurogénesis después de la formación de la memoria era suficiente para olvidar.

Sin embargo, en los ratones pequeños los científicos hallaron que la disminución de la neurogénesis después de la formación de la memoria provocaba que el olvido, que normalmente ocurre a esta edad, no se diera. El estudio sugiere un vínculo directo entre la reducción en el crecimiento de neuronas y el aumento de los recuerdos. Al mismo tiempo comprobaron que también puede suceder lo contrario, es decir, que la habilidad de recordar disminuya cuando la neurogénesis aumenta, tal y como ocurre durante la infancia.

El trabajo de investigación ofrece una explicación para la ausencia de recuerdos de nuestra niñez temprana, conocida como amnesia infantil. Uno de los autores del estudio, Paul Frankland, experto en neurociencia y salud mental indicó, “creemos que nuestro nuevo estudio empieza a explicar por qué no tenemos memoria de esos primeros años. Antes de los cuatro o cinco años tenemos un hipocampo muy dinámico que no puede almacenar información de forma estable”, aseguró.

Con información de Público.es