¿El enojo te hace perder los “estribos”? Un minuto “mágico” pudiera marcar la diferencia

(Caracas, 01 de agosto – Noticias24).- En medio de la ira, la desesperación y el caos, piensa en detenerte y respirar profundo durante un minuto. Ese minuto “mágico” será el encargado de relajar las tensiones para poder volver a centrarnos.

Sabemos que no es fácil detenerse en un momento de enojo pero esa pausa marcará la diferencia. No vale la pena descomponerse emocional y físicamente, de seguro esta técnica será agradecida por nuestro cuerpo y mente.

Por ejemplo si estamos en medio del tráfico, hace calor y los niños están alterados, una rápida solución es comenzar a cantar con ellos, pues no tiene sentido alterarte, igual estarás ahí hasta hasta llegar a tu destino.

Recuerda que gritar, descompensa, pero si cantas, equilibras. De ti depende el recuerdo que quede de ese momento.

Todas las situaciones por malas que sean tienen su parte positiva, sólo tenemos que darles la vuelta.

Es vital que antes de irnos a dormir hayamos quedado en paz con nuestros afectos, con nuestra familia, nadie nos garantiza que mañana podamos hacerlo.

Para que el enojo deje de ser parte de nuestra vida podemos tomarnos ese minuto al día para respirar y estar a solas con nosotros.

Los demás son como son, no como nosotros queremos que sean. No intentemos cambiar a nadie, está en nosotros gestionar nuestras emociones para que no nos afecte el comportamiento de los demás.

Cada uno está enojado por derecho propio y nadie nos hace enfadar si nosotros no lo deseamos. Antes de enojarnos es necesario pensar, si realmente vale la pena.

Con información de El Impulso