Científicos descubren que el trasplante de bacterias intestinales ayuda a reducir la obesidad

Foto: EFE / Archivo

(Caracas, 10 de septiembre. Noticias24).– Un singular experimento en el que se utilizaron mujeres de peso regular, obesas y unos ejemplares de ratones permitió a un grupo de científicos determinar que el trasplante de bacterias intestinales ayuda a reducir el exceso de peso.

Los profesionales, pertenecientes a la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, reclutaron a cuatro pares de mujeres gemelas con edades entre 21 y 32 años. Una mujer de cada par era obesa, la otra tenía un peso corporal saludable. Esta disparidad de peso ocurre en aproximadamente un 6% de los gemelos en el planeta.

Posteriormente los investigadores recolectaron microbios intestinales, hallados en las heces de estas mujeres, y consiguieron obtener una estrujadura que representaba la flora intestinal única de cada mujer.

Al trasplantar las referidas estrujaduras en los intestinos de los ratones que no tenían microbios, los científicos observaron que los ratones permanecieron delgados cuando recibieron trasplantes fecales de las mujeres delgadas, pero empezaron a cobrar volumen cuando las muestras procedían de las mujeres obesas.

Segunda fase del experimento

En un siguiente experimento, los ratones con los microbios de las mujeres delgadas compartían una jaula con los roedores que tenían los microbios de las mujeres obesas. Debido a la inclinación de los ratones por la coprofagia -la ingestión de heces-, tal convivencia provocó una mezcla de los microbios intestinales.

Después de que los ratones habían convivido 10 días juntos, los obesos empezaron a adelgazar. Pero esto solo ocurrió cuando los animales fueron alimentados con una dieta saludable alta en fibra y baja en grasas saturadas. Cuando la dieta contenía mucha grasa y poca fibra, surgieron los problemas metabólicos en los ratones obesos, que dejaron de adelgazar.

Los científicos creen que una dieta saludable permite a los microbios “buenos” prosperar en las entrañas, e incluso revertir la obesidad en los ratones con sobrepeso. Sin embargo, una dieta occidental, alta en grasas y baja en fibra, bloquea este efecto.

Con información de Actualidad RT