Todo lo que debes saber sobre los biopolímeros: grasa propia es la alternativa para no usarlos

Foto: AFP/Archivo

(Caracas, 23 de septiembre. Noticias24) – A pesar de que el uso de los biopolímeros fue prohibido por el Estado, en el país la cifra de personas que optan por sustancias como estas para lograr la figura deseada sigue en ascenso, al respecto, el diario La Verdad conversó con el cirujano plástico, Daniel Slobodianik, quien brindó una serie de recomendaciones.

Entre la información que aportó el galeno, aconseja que si la persona desea hacer algún tipo de relleno en su cuerpo, lo puede hacer utilizando la propia grasa del paciente, para ello debe consultar los métodos más apropiados con un cirujano profesional apto para realizar el procedimiento.

A continuación la entrevista completa:

La obsesión por mantener la belleza y la juventud se está convirtiendo en una monstruosa industria comandada por los que se aprovechan de las pacientes al distribuir sustancias nocivas para el organismo, que tarde o temprano conducen a enfermedades, complicaciones o rechazo.

Daniel Slobodianik, cirujano plástico, conversó con La Verdad y comentó que los biopolímeros son un problema de salud pública. Los inyectan de forma clandestina pese a que es ilegal. “Es tanto el afán de tener una figura esbelta que no importa exponer el cuerpo a riesgo de salud”.

La apariencia física es muy importante para la mujer venezolana. Parecerse a un artista de cine, a una miss, una modelo o algún personaje de fama casi siempre es el objetivo cuando deciden realizarse una intervención quirúrgica.

Cada día se suman más casos de deformidades corporales y complicaciones que amenazan la vida a consecuencia de la aplicación de biopolímeros para mejorar esa zona del cuerpo convertida en blanco de inconformidad. Estas sustancias que prometen ser la panacea de la belleza terminan siendo una completa pesadilla.

¿Qué son los biopolímeros?

Hay muchos productos. No sé qué estarán inyectando, pero he visto de todo. Los biopolímeros no son más que silicón líquido para los rellenos corporales, es lo que está dentro del implante. En lugares ilícitos inyectan aceite de motor, aceite para niños y hasta silicón para sellar ventanas.

¿En que parte del cuerpo se pueden inyectar?

En cualquier parte del cuerpo. Regularmente lo inyectan en la cara, los pómulos, entre las cejas, los labios, los senos, las pantorrillas, el abdomen y la mayoría de las veces en los glúteos.

¿Cuales son las consecuencias?

Los biopolímeros son un cuerpo extraño y al momento de inyectarlos el organismo reacciona frente a él. Es como si estuviese atacando al cuerpo y como el sistema inmunológico está activo todo el tiempo, lo rechaza y los pacientes desarrollan una enfermedad inmunológica, procesos infecciosos, dolor, inflamación. La diferencia con los implantes, que también son cuerpos extraños, es que están envueltos con una membrana y si hay algún problema, se saca completo sin que el líquido se distribuya por todo el cuerpo del paciente.

¿Cuales son los efectos y cambios en la piel después de inyectarse?

Al momento de inyectarlos siempre es líquido. Pero el cuerpo los encapsula y se forman como unas esferas por porciones. Se forman unas peloticas blandas como las que se usan para decorar las áreas verdes. Al momento de presentarse las consecuencias, se notan cambios de coloración en la piel, puede tornarse de roja a morada oscura; cambios en la textura, resequedad de la piel, queda como piel de naranja; manchas, lesiones pigmentadas, endurecimiento de la zona.

¿Se pueden retirar los biopolímeros del cuerpo?

Sí, pero no del todo. No existe un tratamiento que saque completamente toda la sustancia. Yo he logrado sacar entre un 75 y 80 por ciento. Nadie se muere por biopolímeros. Los pacientes que se mueren son a los que, durante la inyección, les perforan y pasa por el corriente sanguíneo la sustancia plástica hasta llegar a los pulmones.

¿Cuáles son las opciones para no usar esta técnica estética ilegal?

Grasa propia del paciente. Se hace una liposucción de alguna zona del cuerpo y con esa grasa se rellenan los labios, los pómulos, las mamas, los glúteos, y como son tejidos del paciente el cuerpo no los rechaza. Y con los glúteos, que es donde la mayoría de las veces se inyecta biopolímeros (implantes).

¿Por qué cree usted que toman la decisión de inyectarse biopolímeros en vez de colocarse implantes?

La comodidad y el costo influyen mucho. Es mucho más económico inyectarse un glúteo que ponerse una prótesis. Las personas que toman esta decisión es porque sienten afán desmedido por la belleza.

¿Desde que edad empiezan a inyectarse?

No hay discriminación con la edad de los pacientes. Desde los 16 años hasta los 70 años.

¿Cuántas pacientes atiende por biopolímeros?

Gracias a las campañas en contra de esta sustancia cada vez hay menos pacientes afectados. Pero yo atiendo a 10 pacientes por día. Les doy preferencia y aconsejo someterse a una cirugía a los pacientes que tienen ya mucho tiempo con los síntomas.

¿Qué tipo de lugares inyectan esta sustancia plástica?

No sé lugares específicos, pero sí hay. Los spas, salones de belleza, lugares clandestinos, refugios. También hay servicios a domicilio.

¿Cuánto cuesta inyectarse biopolímeros?

Es muy variable. Algunas pacientes comentan en el momento de las consultas y los precios son entre cuatro mil y 16 mil bolívares, a diferencia de un implante de glúteos en un quirófano, con un médico especialista, que sale en 60 mil bolívares aproximadamente.

¿Alguna paciente se ha negado a operarse para sacar los biopolímeros?

Sí. Muchas pacientes se niegan a operarse por temor a que no les quede bonito, pero es su vida la que se están jugando. Las posibilidades de que el resultado no quede estético o bonito son altas. Porque se hace una incisión en la línea del bikini, pero en la parte superior trasera, arriba de los glúteos. La abertura es de aproximadamente 40 centímetros, para que abarque los dos glúteos; luego se levanta la piel para sacar todo lo que hay. Las pacientes pueden quedar con posibles deformidades de los glúteos.

PERFIL

Nombre y apellido: Daniel Slobodianik

Fecha y lugar de nacimiento: 2 de julio de 1961, en Maracaibo, estado Zulia

Profesión: Médico general egresado de la Universidad del Zulia (LUZ)

Postgrado en Cirugía General

Postgrado en Cirugía Plástica

Miembro de la Asociación Venezolana de Cirugía Plástica

Miembro de la Confederación Internacional de Cirujanos Plásticos

Miembro de la Asociación Iberoamericana de Cirujanos Plásticos

Miembro de la Asociación Venezolana de Quemaduras