Hallaron una estrategia “prometedora” para evitar la muerte súbita

Foto: Cortesía de ABC

(Caracas, 4 de octubre. Noticias24) – La miocardiopatía hipertrófica, una de las enfermedades que provoca la muerte súbita, pudiera ser prevenida luego de que científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard realizaran una investigación para descubrir un método que reduzca los riesgos de fallecer de “manera inesperada”.

A través de los análisis de las pruebas efectuadas en animales, se determinó que la miocardiopatía hipertrófica, la principal causa de muerte súbita en jóvenes menores de 30 años (especialmente deportistas), pudiera evitarse con la reducción de una proteína.

Estos estudios, publicados por la revista Science, revelaron que con la disminución de la proteína posiblemente se detendría el engrosamiento del músculo cardíaco, lo que se conoce como la miocardiopatía hipertrófica.

“Actualmente no hay tratamiento para la miocardiopatía hipertrófica”, explicó Christine Seidman, del Hospital Brigham and Women (EE.UU.). Podemos tratar los síntomas como dolor de pecho o una arritmia, pero no el problema fundamental”, dijo la especialista, quien aseguró que la aplicación de esta estrategia “parece muy prometedora”, a pesar de que se encuentra en fase de evaluación.

Los médicos calculan que la miocardiopatía hipertrófica perjudica a una de cada 500 personas en España. Aunque sea bastante infrecuente, la muerte puede ser, incluso, la primera manifestación de esta enfermedad en personas que no han presentado síntomas previamente.

Existe más de 1.000 mutaciones diferentes que pueden causar la enfermedad y ya se han identificado aproximadamente de 10 genes que fabrican las proteínas del músculo cardíaco. En el caso de estos enfermos, tienen una copia “buena” y otra “mala” de estos genes. Sin embargo, a pesar de que se puede identificar las personas con este defecto congénito, en muchas ocasiones -casi la mitad- no es posible.

En este investigación, los analistas se han centrado en una de las mutaciones que causan la enfermedad particularmente grave. De esta forma, eliminaron el gen “malo” y dejaron el “bueno” en los ratones, mediante una herramienta de RNA de interferencia (RNAi), diseñado para alojarse en la mutación causante de la miocardiopatía hipertrófica para que dejara de producir la proteína dañina.

Al suprimir el gen “malo”, el ARNi fue capaz de reducir la producción de la proteína mutante en 28 por ciento. Dicha cantidad, de acuerdo con los investigadores, fue suficiente para prevenir el desarrollo de los síntomas de la miocardiopatía hipertrófica: el crecimiento excesivo de la pared ventricular, la desorganización celular y la fibrosis (cicatrización). “Para todos los efectos prácticos, el corazón parecía normal”, informó Christine Seidma.

Con información de ABC