El parto por cesárea puede convertir la obesidad en una pandemia mundial, según científicos de EE UU

Foto: Corbis/ El Confidencial

(Caracas, 07 de noviembre- Noticias24).- La creciente tendencia de practicar el parto por cesárea puede convertir la obesidad y el sobrepeso en una pandemia mundial en los próximos años. Así lo reveló un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Tennessee, Estados Unidos, publicado en el European Journal of Pediatrics.

La investigación, llevada a cabo durante más de una década, en una población de 1.300 niños, encontró que además de dificultar la lactancia materna y provocar en el niño problemas respiratorios, alergias y diabtes tipo 1, la programación del parto también puede generar obesidad o sobrepeso en el niño.

De hecho, el estudio determinó que la mitad de los bebés que nacen por cesárea son obesos o sufren de soprepeso.

Las razones fisiológicas que expone el equipo de investigadores, dirigidos por Wang Liang, se centran en que el nacido mediante cesárea se ve privado del contacto con la flora intestinal materna (la microbiota vaginal, encargada de proteger a la mucosa frente al establecimiento de microorganismos patógenos).

“El primer contacto del bebé con la flora materna es fundamental para la formación de la suya propia”, señalaron.

A continuación el texto completo del artículo publicado por El Confidencial:

Uno de cada cuatro niños españoles nace mediante un parto con cesárea, aunque poco más de la mitad de estas intervenciones se realiza por necesidad médica. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece en el 15% el porcentaje máximo de partos instrumentales, que dependiendo de la comunidad autónoma y de que se practique en una clínica privada u hospital público se superará más o menos.

La programación del parto es una de las principales razones del aumento de estas cifras que, como recalca la OMS, puede dificultar la lactancia y provocar en el niño problemas respiratorios, alergias y diabetes de tipo 1. Unas enfermedades a las que ahora se suma la obesidad, pues según las conclusiones de una investigación epidemiológica llevada a cabo durante más de una década, la mitad de los bebés que nacen con cesárea son obesos o sufren de sobrepeso.

La prevalencia de la obesidad en la sociedad está asociada a múltiples factores, pero según los resultados de la investigación Cesarean section and the risk of overweight in grade 6 children, publicada en el European Journal of Pediatrics por investigadores de la Universidad de Tennessee, el principal motivo sería el tipo de parto. A la luz de estas conclusiones, sumadas a la creciente tendencia de practicar cesáreas, que en EEUU superan el 30% y en China se elevan a casi el 47%, se deduce que la obesidad se acabará convirtiendo en una pandemia mundial dentro de muy pocos años.

La mitad de los bebés que nacen con cesárea son obesos o sufren de sobrepeso

La importancia de los resultados de este estudio no se ciñe sólo a la amplia muestra de casos analizados (más de 1.300 niños) ni al tiempo de seguimiento (diez años), sino a que ofrece, por primera vez, una explicación a esta causalidad ya señalada en otras investigaciones previas. Las razones fisiológicas que expone el equipo de investigadores dirigidos por Wang Liang se centran en que el nacido mediante cesárea se ve privado del contacto con la flora intestinal materna (la microbiota vaginal, encargada de proteger a la mucosa frente al establecimiento de microorganismos patógenos).

El primer contacto del bebé con la flora materna es fundamental para la formación de la suya propia. Una deficiencia que reduce la presencia de bacterias en el intestino, lo que aumenta en un 80% el riesgo de sufrir sobrepeso u obesidad, como han demostrado dos estudios comparativos publicados en la revista Nature.

Los microbios ayudan a reducir o controlar el peso corporal y, por ende, a disminuir la incidencia de otras patologías asociadas a la obesidad, como el colesterol, la diabetes, la hipertensión o los problemas cardiovasculares. Estudios previos en ratones de laboratorio ya habían demostrado que un trasplante de microbiota intestinal podría ser un buen tratamiento para la obesidad.

Una peligrosa tendencia con riesgo pandémico

La descontrolada proliferación de las cesáreas tanto en España como en el resto del mundo no se debe a que los médicos valoren esta opción como la más adecuada en términos sanitarios, por muchas otras razones. La primera es la necesidad de planificar los partos, tanto por elección de la madre en las clínicas privadas, como por las necesidades de los ginecólogos en los hospitales públicos, sobre todo en los más pequeños y con plantillas reducidas, que se ven obligados a organizar su calendario de trabajo.

Por otra parte, las nuevas generaciones de médicos también tienen una menor costumbre de practicar partos naturales para evitar riesgos y, de este modo, posibles demandas. Una decisión que también estaría motivada por el aumento durante las últimas décadas de las tasas de obesidad y diabetes en la edad de reproducción, y con ellas de la los embarazos múltiples. De hecho, el bebé sólo está colocado de nalgas en el 4,5% de los partos.

Médicos tienen una menor costumbre de practicar partos naturales para evitar riesgos.

El Ministerio de Sanidad ha insistido en repetidas ocasiones en que sólo se deben practicar cesáreas cuando sea necesario, pero aun así la cifra de estas intervenciones sigue superando en 10 puntos el porcentaje máximo establecido por la OMS. La concienciación sobre los riesgos a largo plazo en los bebés, como el elevado coste de estas intervenciones de cirugía mayor podrían contribuir a frenar dicha tendencia, pues un parto por cesárea cuesta casi el doble que uno natural: 2.700 euros frente a unos 1.400.

Con información de El Confidencial.