X

Salud

¿Cómo saber si sufres un dolor de estómago psicosomático?

Foto: diariofemenino.com

(Caracas, 26 de noviembre. Noticias24) – Un dolo psicosomático forma parte de las llamadas enfermedades que provienen del cerebro y no de una alteración física.

Está comprobado que la mayoría de estas enfermedades son padecidas por mujeres, y específicamente un dolor de estómago de este tipo es aquel que luego de un examen médico exhaustivo no existe un cuadro clínico que lo justifique.

Para conocer los detalles de esta enfermedad, diariofemenino.com ofrece el siguiente artículo:

La relación entre nuestra actividad cerebral y nuestras emociones con el resto de nuestro organismo resulta patente en muchas de las acciones que llevamos a cabo en nuestro día a día. De la misma manera que las enfermedades físicas, como un catarro o una dispepsia, pueden llegar a influir en nuestro estado de ánimo provocándonos preocupación e, incluso, temor, muchas anomalías psicológicas pueden generar alteraciones a nivel físico. Son las llamadas enfermedades psicosómaticas, bastante frecuentes entre la población femenina y que ocupan una parte importante de las consultas médicas diarias. Uno de los órganos más afectados por este tipo de anomalías va a ser, precisamente, el estómago.

Causas de la aparición de un dolor de estómago psicosomático

A nivel general, podemos entender que una mujer sufre somatizaciones cuando presenta una o más manifestaciones físicas de una enfermedad y, tras un examen exhaustivo por parte del médico de cabecera, estos síntomas no pueden ser explicados a través de un cuadro clínico existente. También puede darse el caso en el que se sufra de una dolencia concreta, como pueda ser una indigestión, una acumulación anormal de gases, una diarrea o un proceso de estreñimiento, y se magnifiquen tanto los síntomas como sus consecuencias en nuestro organismo en comparación con lo que médicamente podría esperarse.

El origen de un trastorno psicosomático estomacal suele residir en la dificultad que presentan las pacientes a la hora de afrontar situaciones especialmente estresantes o para expresar abiertamente sus sentimientos. Un caso muy común que puede darse en nuestra cotidianidad es el del nerviosismo ante un evento importante en nuestras vidas como es un examen universitario o una entrevista de trabajo, momentos en los que muchas mujeres tendemos a visitar el cuarto de baño más a menudo de lo normal.

Muchas veces el tratamiento suele reducirse a la prescripción médica de fármacos tales como ansiolíticos aunque los estudios indican que no suelen ser procesos muy efectivos ya que las pacientes tienden a volver a las consultas, pasado un tiempo, con los mismos problemas. También va a depender del grado de gravedad de influencia psicosomática sobre los problemas digestivos y estomacales pero, en alguna ocasión, siempre que la patología esté evolucionando hacia una estabilidad crónica es posible que se recomiende la visita a un psicólogo.