X

Salud

¿Su hijo es agresivo? Estas son las causas y las soluciones para acabar con este comportamiento

(Caracas, 14 de enero. Noticias24) – Cuando nacen los bebés todos resaltan su ternura, pero algunos años después los padres se encuentran con incómodas situaciones como llamadas del colegio porque «su hijo mordió a otro» o le «jaló el cabello a una niña en la guardería».

Según Jesús Jarque, orientador de Infantil y Primaria, pedagogo y master en Psicología y Gestión Familiar, «la presencia de estas conductas dura aproximadamente hasta los 5 años y puede ser un proceso normal, ya que a esa edad, la capacidad de autocontrol es todavía reducida».

Sin embargo, esta conducta agresiva no se debe permitir y tiene que ser corregida cuanto antes, por lo que es importante conocer primero las causas que motivan a la agresividad infantil:

– El ejemplo de sus padres. Los niños aprenden por imitación y si en el hogar muchas situaciones se resuelven con cierta violencia, el niño aprenderá esa forma de resolver problemas similares.

– Las dificultades de comunicación. Los retrasos del lenguaje o las dificultades para expresarse, favorecen estos comportamientos.

– La exposición a escenas violentas. La exposición a escenas violentas aumenta la agresividad de los niños, porque aprenden un modelo que tratarán de imitarlo posteriormente.

Programas de televisión, películas, deportes de lucha, videojuegos y similares, con cierta carga de violencia también contribuyen directamente a que reproduzcan conductas agresivas.

– Ambientes familiares competitivos. Ambientes familiares donde los niños están descuidados, no existen normas coherentes y donde de alguna manera impera la “ley del más fuerte”, son proclives a que se desarrollen comportamientos violentos.

– Poca tolerancia a la frustración y estrés. Los niños que toleran poco las frustraciones o sometidos a situaciones de estrés, también suelen ser más violentos.

– Otras razones que pueden influir son la falta de habilidades sociales para resolver situaciones conflictivas de manera adecuada y sobre todo, que el niño consiga, con su comportamiento violento, dominar a los demás y obtener beneficios, porque de esta manera está recibiendo un «premio» a ese comportamiento inadecuado.

Pero esto no es suficiente, se deben adoptar estas medidas para erradicar estas «costumbres» del comportamiento de sus pequeños:

1º. Hablen con sus hijos

– Explíquenle que las conductas violentas como arañar o pegar son inadecuadas y las consecuencias negativas que tienen para los demás niños y para él mismo.

2º. No exponer a escenas violentas

– Deben evitar a toda costa que los niños presencien escenas violentas, ya sean en películas, videojuegos, espectáculos deportivos, etc.

– Los niños no distinguen entre la realidad y la ficción y tratarán de reproducir esas situaciones en su vida real.

3º. Ejemplo en el hogar

– Los niños aprenden por imitación, el ejemplo que le den a su hijo o hija será decisivo.

– El niño debe ver en sus padres un modelo de afrontar las situaciones dialogando, negociando, pero sin recurrir a la violencia física o verbal. Tengan en cuenta que su hijo les observa y escucha siempre.

4º. Enséñele otras opciones

– Los padres deben enseñarle de manera concreta alternativas a su conducta, es decir, cómo puede resolver las situaciones de otra manera.

– Esto se suele hacer a partir reflexionando sobre episodios sucedidos en el colegio o en contacto con otros niños, por ejemplo, en el parque.

5º. No refuerce las conductas agresivas

– Sin querer, muchas familias “premian” el comportamiento agresivo de su hijo. Bromeando, presumen de esta forma de ser ante otros familiares y amigos con comentarios como “preferimos que él pegue a que le peguen”. De esta forma están aprobando el comportamiento de su hijo o hija.

– En otros casos, se etiqueta al niño como “pegón”, lo que también refuerza este tipo de conductas.

6º. Elogie y apruebe

– Sorpréndalo resolviendo las situaciones adecuadamente, con sus hermanos u otros niños.

– En esos casos, préstele una especial atención, elógielo y apruebe su conducta. Será una forma muy concreta de decirle: «así me gustaría que actuaras la próxima vez»

7º. Adopte medidas

– Cuando el niño pegue o agreda a otro niño, adopte medidas de manera que ese comportamiento tenga consecuencias negativas. Las medidas se deben adoptar lo antes posible.

– En primer lugar regáñelo y déjele bien claro que no quiere que se comporte así.

– Si acaba de presenciar una reacción violenta, utilice la técnica de «tiempo fuera»: déjelo en un lugar aburrido pero supervisado, tantos minutos como años tiene.

– Otra forma de actuar, consiste en retirarle algunos privilegios: como no poder ver la TV, o retirlarle un juguete. Aquí, el criterio general será retirárselo tantas horas como años tiene.

8º. Si nada funciona

– Si a pesar de todas las medidas, y pasado un tiempo prudencial el niño o la niña continúa con una conducta agresiva, sería necesario que un especialista valorara el comportamiento para proponer un programa de mejora más personalizado.

Con información de ABC.