X

Salud

Investigan a un paciente que podría tener la clave de la vacuna del VIH

Foto: Europa Press

(Caracas, 11 de marzo. Europa Press) La capacidad única de una persona para luchar contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ha proporcionado información clave sobre una respuesta inmune que los investigadores ahora esperan reproducir con una vacuna, según los resultados aportados por un equipo de científicos.

Este individuo tenía una especial combinación de lupus, una rara enfermedad en la que el sistema inmune ataca las células y los tejidos del cuerpo, y el VIH.

En un análisis publicado este lunes en ‘Journal of Clinical Investigation’, el equipo de investigación, liderado por el Centro Médico de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos, detalla cómo el sistema inmune del individuo genera un tipo deseado de anticuerpos neutralizantes que se consideran esenciales para una respuesta efectiva de la vacuna.

“Durante años hemos buscado, y ahora hemos encontrado, una persona con LES (lupus eritematoso sistémico) que también tuviera infección crónica por el VIH para determinar si esta persona podría producir anticuerpos ampliamente neutralizantes”, relata Barton F. Haynes, director del Instituto de Vacunas Humanas en Duke y autor principal del estudio.

“Encontramos que este paciente efectivamente fabrica estos importantes anticuerpos y al determinar cómo se produce esta respuesta inmune hemos entendido mejor los procesos involucrados”, añade Haynes, tras señalar que un gran obstáculo para la creación de una vacuna eficaz contra el VIH ha sido la dificultad a la hora de obtener una respuesta de anticuerpos ampliamente neutralizantes. Estos anticuerpos están presentes en algunas personas infectadas con el VIH, pero lleva por lo menos dos años.

En 2005, Haynes encontró que algunos anticuerpos ampliamente neutralizantes contra el VIH tuvieron reactividad cruzada con los tejidos del cuerpo en un proceso llamado autorreactividad. Los anticuerpos autorreactivos se mantienen a raya por los controles de tolerancia inmune del cuerpo, que detectan los anticuerpos que reaccionan con el cuerpo y evitan que se formen.

La hipótesis de Haynes ha sido que estos anticuerpos autorreactivos ampliamente neutralizantes no se fabrican rutinariamente porque el sistema inmune se dirige a ellos como nocivos y los mantiene controlados. En esencia, el virus ha encontrado un único mecanismo para escapar de los anticuerpos neutralizantes adaptándose para parecerse a los tejidos del cuerpo.

En una enfermedad autoinmune como el lupus, los controles de tolerancia inmune son defectuosos, por lo que se deben producir numerosos anticuerpos neutralizantes, razonan los investigadores. Haynes y sus colegas, entre ellos el autor principal, Mattia Bonsignori, profesor asistente de Medicina de Duke, identificaron a un individuo con lupus e VIH y encontraron que, después de varios años, su cuerpo fabricó los deseados anticuerpos ampliamente neutralizantes.