X

Salud

Entrenar en la montaña mejora el rendimiento físico

Foto: Noticias24

(Caracas, 24 de Marzo. Noticias24).- La altitud obliga a nuestro organismo a realizar unos cambios adaptativos que mejoran las condiciones físicas. Con un adecuado entrenamiento estos cambios pueden mantenerse y favorecer el rendimiento deportivo.

El cuerpo humano tiene su punto óptimo de funcionamiento a nivel del mar, donde la presión equivale a 1 atmósfera y la concentración de oxígeno en el aire es de un 20,9%. En un individuo sano se satura de oxígeno la hemoglobina de los glóbulos rojos.

Pero la presión atmosférica decrece exponencialmente con la altitud y la cantidad de oxígeno que somos capaces de capturar con una inspiración también decrece. Esta falta de oxígeno crea problemas al cuerpo, que modifica su comportamiento para adaptarse.

Cuando esta disminución de oxígeno es detectada, el cuerpo segrega una hormona, la eritropoyetina —también llamada EPO— que estimula la formación de glóbulos rojos en la médula ósea. Con este mayor número de glóbulos rojos el organismo logra capturar la misma cantidad de oxígeno.

Tras una o dos semanas de entrenamiento, el cuerpo ya ha asimilado el esfuerzo muscular a las nuevas condiciones de oxigenación. Entonces… ¿qué pasa si volvemos a nivel del mar?

Pues que al regresar a una zona en la que respiramos más oxígeno, contando ahora con mayor número de glóbulos rojos, los tejidos musculares reciben un mayor aporte de oxígeno que los hace más resistentes rápidos y fuertes.

Claro que el organismo se adapta de nuevo a la anterior situación, pero se pueden contar con un par de semanas en las que el efecto montaña se mantiene.

Es importante tener en cuenta que a mayor altura se pueden presentar problemas por insuficiencia de oxígeno. Los alpinistas denominan “zona de la muerte” a la región ubicada sobre los 8000 metros en la que ningún cuerpo humano puede aclimatarse.

Con información de SaberCurioso