X

Salud

Prensa británica abre debate sobre la seguridad que ofrece el portabebés

Foto: boba.com

(Caracas, 09 de abril. Noticias24). – La muerte de un recién nacido por asfixia en un portabebés ha abierto un gran debate en el Reino Unido sobre la seguridad que ofrece este sistema en los niños más pequeños.

La triste noticia, que ha sido publicada en el «Daily Mail», ha dado pie a que se conozcan otros fallecimientos producidos cuando los pequeños eran trasladados en fulares, bandoleras y mochilas ergonómicas de este tipo.

Según el rotativo británico, la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (CPSC) de Estados Unidos ha investigado al menos 14 muertes de bebés en los últimos 20 años relacionadas con esta forma de porteo. El «Daily Mail» habla de otros seis fallecimientos más en Gran Bretaña.

De hecho, en 2010 la CPSC ya advirtió de que los portabebés en forma de «C» pueden resultar peligrosos para los recién nacidos. Por dos potenciales riesgos: que el portabebés presione la nariz y la boca del niño, impidiendo que respire bien, o que el bebé, al encontrarse en posición curvada, su barbilla presione contra propio pecho y no pueda moverse, ni respirar o llorar para pedir ayuda.

Susanne Lenk, instructora de porteo de la Escuela Llévame Cerca, afirma que «el uso de los portabebés no está relacionado con la muerte súbita. Hay niños que han fallecido en la cuna o en la silla del coche y no se ha puesto en duda esos usos. Aunque siempre es aconsejable investigar los riesgos de cualquier sistema».

Lo más beneficioso es que el bebé está en contacto físico con su madre. «El instinto de supervivencia del bebé responde a dos sentidos: el tacto y el movimiento. Y eso lo favorece el portabebés. Así el niño se siente más seguro, se favorece su aprendizaje y se reduce su estrés», explica.

Los errores del portabebés

1. La tela nunca debe cubrir ni tapar ni presionar la cabeza y las vías respiratorias. La cabeza tampoco estará oprimida contra el pecho de la madre.

2. La tela tampoco debe oprimir el cuerpo del bebé.

3. Evitar que el bebé baje mucho en el portabebés o tenga mucha inclinación.

4. El cuello del bebé no estará demasiado flexionado para que no comprima las vías aérea.

5. La posición correcta para el bebé es en vertical, sentado sobre las nalgas, con las rodillas a la altura de su cadera, la cara descubierta, la cabeza un poco flexionada y sin que la tela ejerza presión sobre ninguna parte del cuerpo.

Con información de abc.es