X

Salud

Un programa desarrolla un riñón artificial para los pacientes con enfermedad renal crónica

Foto: Nephron

(Caracas, 15 de abril. Noticias24).- El proyecto, denominado NEPHRON+, podrá ayudar a personas que sufren enfermedad renal en etapa terminal para mejorar su vida a través de un riñón artificial acoplable y equipado con tecnologías de la comunicación para habilitar el seguimiento a distancia.

Una de cada diez personas acaba por padecer enfermedad renal crónica, una enfermedad cuyas consecuencias sanitarias pueden ser pésimas. De hecho, si no se trata adecuadamente, puede ser mortal. Y aun así, ni siquiera los mejores tratamientos disponibles están exentos de deficiencias. Pero toda esta situación podría cambiar.

Un consorcio de investigación que cuenta con financiación de la Unión Europea está construyendo un riñón artificial ponible que otorgaría a los pacientes de hemodiálisis una vida más plena y activa y, además, añadiría a su esperanza de vida entre diez y dieciséis años.

El WAKD (Wearable Artificial Kidney Device, o «dispositivo de riñón artificial ponible») de NEPHRON+ se encuentra ya en fase de pruebas con animales y después deberá superar varias rondas de rigurosos ensayos en humanos antes de que se considere listo para su uso por enfermos renales.

El sistema funciona como las máquinas convencionales de hemodiálisis: extrae la sangre del paciente, la hace circular por una serie de filtros, extrae los productos de desecho que en un individuo sano son excretados en la orina y comprueba que la tensión arterial del usuario esté en un rango seguro.

Frank Simonis, director técnico de NEPHRON+ explicó que “la hemodiálisis permanente que permite un dispositivo ponible supone una extracción uniforme de toxinas a lo largo del día, de modo similar a la función realizada por un riñón natural. Ello mejora enormemente el estado de salud y elimina el “síndrome post-diálisis” que tantos pacientes sufren”.

Con información de ABC