X

Salud

Obesidad en Latinoamérica: Gastos de más de 100 MM USD en Panamá

Foto: Archivo

Ciudad de Panamá, 27 jun (dpa) .- El sobrepeso y los trastornos físicos derivados de la obesidad cuestan más de 100 millones de dólares al año al Estado panameño, confirmaron hoy autoridades de Salud de Panamá.

Flavia Fontes, de Enfermedades Crónicas relacionadas con la Nutrición del Ministerio de Salud, dijo a la edición digital del diario El Panamá América, que la obesidad alcanza al 53 por ciento de la población en este país, lo que representa un desafío en el diseño de las políticas públicas.

Fontes precisó que el 18 por ciento de los varones, es decir, dos de cada 10, es obeso, mientras que en las mujeres es de 21 por ciento, (2,5 de cada 10). El 20 por ciento de los escolares tiene sobrepeso, afirmó la experta.

Por su parte, Elsa Arenas, de la Comisión de Enfermedades no Transmisibles del MINSA, dijo que es necesario hacer más estudios sobre la situación nutricional en Panamá y las dietas inadecuadas que generan un alarmante sobrepeso en la gente.

A la obesidad contribuyen la vida sedentaria, el consumo de bebidas gaseosas y la “comida chatarra” con alto contenido en sal, azúcares y grasas saturadas, y la reducida ingesta de frutas y fibra. El exceso de peso está asociado a la aparición de enfermedades como la diabetes y la hipertensión.

Arenas anunció que el gobierno creará la Comisión de Enfermedades no Transmisibles, integrada por especialistas, quienes calcularán los costos de la obesidad y los perjuicios para las familias.

En 1982, un estudio de Índice de Masa Corporal (relación entre peso y tamaño) entre los adultos panameños reveló que el cuatro por ciento de los adultos varones y el ocho por ciento de las mujeres eran obesos.

Otras mediciones de masa corporal efectuadas en 2003 confirmaron que el porcentaje en los hombres se cuadruplicó y en las mujeres se triplicó a causa de la malnutrición.

Pese a que la mitad de los panameños se enfrenta a la gordura, el 19,9 por ciento de la población tiene desnutrición crónica. La realidad es especialmente difícil en comunidades indígenas, donde el 62 por ciento de los niños tiene desnutrición crónica.