X

Salud

Cómo decirle a tu pareja que ‘no’ quieres nada con ella

Foto:Google

(Caracas, 22 de abril. Noticias24).- Se suele pensar que las personas que viven en pareja tienen una vida sexual estable, sin embargo, esta teoría no es así en todos los casos. La convivencia cotidiana va generando cambios en los hábitos sexuales de la relación.

Ser rechazados es traumático, y es peor aún si se trata de nuestra pareja

A menudo, estas acusaciones que se realizan ante una negativa no son más que una manifestación de la inseguridad que produce el “no”. A nadie le gusta ser rechazado, y menos por alguien que se da por hecho que nos quiere, nos desea y nos respeta. Por eso, hay que ser particularmente cuidadosos con la manera que tenemos en decir que será mejor dejarlo para otro día, pues puede resultar humillante para nuestra pareja y, a largo plazo, poner en peligro nuestra relación.

En un reciente artículo publicado en Salon, la editora Rachel Kramer Bussel recogía algunos de los consejos que, respecto a este tema, había recopilado durante los últimos días y que iban desde simples enseñanzas proporcionadas por gente común a reflexiones cortesía de escritoras como Kristina Wright, autora de Bendición en la cama: la guía para el deseo eterno de una pareja (Cleis Press) . A continuación recogemos algunos de los consejos que podemos decir que ejerzamos nuestro de derecho de decir “no”.

Proporciona una razón

No hay nada más dañino que responder a un flirteo en la cama dando media vuelta y apagando la luz, como si nada hubiese ocurrido. Debemos confiar en la capacidad de nuestra pareja para entendernos y explicarle la razón concreta por la que no nos apetece: en ese caso, la pelota estará en su tejado. Hay que entender, no obstante, que el deseo que los miembros de una pareja sienten no suele ser equivalente, y que, salvo milagrosas excepciones, siempre uno es más sexual que otro (o puede ser que estos roles se intercambien según el momento que atraviese la relación). Un “no” a secas puede dar lugar a una especulación muy peligrosa; “no, porque…” nos ayudará a entender mejor a nuestra pareja.

Manifiesta tus preferencias

Cuando recibimos un “no” por respuesta, quizá estemos haciendo algo mal. ¿Nos preguntamos por qué hemos recibido tal contestación? A veces, el momento no es el adecuado, ni la situación, ni el día, ni la situación mental de la otra persona. Si se explica a la pareja aquello que le ha conducido a rechazar el coito, para la próxima, es más probable que esta se adapte a nuestras preferencias. Si no, seguiremos tropezando una y otra vez en el mismo error.

Date un poco de tiempo

La autora de Bendición en la cama sugiere que nos demos a nosotros mismos un poco de tiempo para ponernos de humor y preparar un estado mental un tanto más atrevido. Cuando nuestra pareja comienza a indicar que le apetece ir a la cama, quizá a nosotros nos pille tan de sorpresa que nuestra reacción inmediata sea decir que no. Bussel propone esperar cinco o diez minutos antes de ser tan tajantes, y utilizar otros recursos externos (la imaginación sexual) para prepararnos.

Con información del Confidencial