X

Salud

¡Rompe el mito de las carnes en las dietas! Es hora de excluir el pollo

Foto: El chef Gene Rurka posa ante un caimán asado. (Andrew Kelly/Reuters)

(Caracas, 08 de mayo. Noticias24).- Una vez que se emprende un proceso dietético, la mayoría de los nutricionistas recomiendan reducir las carnes rojas y aumentar las blancas, para así lograr un “mejor beneficio” en lo que se busca.

Un estudio realizado, ha revelado que el consumo de carne tiene grandes beneficios para la salud. Pues la carne constituye una fuente importante de proteínas, vitamina B12, hierro, potasio, fósforo y zinc.

El mercado suele distinguir dos tipos de carnes, las rojas y las blancas. El color determina el nivel de mioglobina presente en cada animal, una proteína que contiene hierro y cuya presencia es más elevada es en las carnes rojas; las carnes blancas suelen ser las de aves, y las rojas son de mamíferos.

Pero en realidad, ¿qué carne es más beneficiosa?, En general, los nutricionistas recomiendan priorizar el consumo de carnes magras (que tienen menos grasa: es decir, mejor pollo, conejo o pavo, que ternera, cordero o cerdo). Ahora bien, ninguna de las carnes convencionales es la más saludable que podemos tomar (aunque constituyan la práctica totalidad de nuestra ingesta).

Hay diversas carnes exóticas que tienen mayores beneficios, y cuyo consumo se debería empezar a considerar:

Foto: Un carnicero australiano despieza un canguro. (Reuters/David Gray) Reuters

1. Canguro: Aunque el consumo de canguro está muy extendido en Australia, en España no deja de ser una delicatessen que sólo se puede encontrar en las secciones gourmet de algunos supermercados. Pese a esto, hay granjas españolas que han empezado a explotar su carne, que se puede encontrar fresca sobre todo en invierno.

Si obviamos su precio todo son ventajas: se trata de la carne roja más magra y con mayor contenido proteico, su contenido en grasa es similar a la de pavo (en torno al 1%), tiene más hierro que el pollo o la ternera, es baja en colesterol y contiene ácidos grasos omega-3 (los mismos que los del pescado).

Además de los beneficios para la salud, el canguro se postula como la carne del futuro por ser la alternativa más respetuosa con el medio ambiente, ya que es la que produce menos gases de efecto invernadero. Esto se debe a que al no ser una especie rumiante, el canguro apenas genera metano en su intestino.

A la hora de cocinarla, es importante tener en cuenta que la carne de canguro se echa a perder si se hace demasiado, pues pierde mucho sabor. Por eso es tan habitual prepararla como carpaccio.

Foto: Un chef sirve un asado de caimán en el Waldorf Astoria de Nueva York. (Reuters) Reuters

2. Caimán: La carne de caimán, que normalmente proviene del yacaré (una especie de caimán presente en zonas de Bolivia, Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay), se caracteriza por su bajo contenido en grasas, y su alto aporte en minerales y vitaminas. Hasta hace poco tiempo su carne sólo era consumida por los indígenas de la zona, pero cada vez existen más explotaciones comerciales de su carne.

Se trata de una de las carnes con mayor aporte de ácidos grasos omega-3, que se encuentra en cantidad similar al pescado.

Foto: Filetes de avestruz. (Corbis)

3. Avestruz: Las granjas de carne de avestruz comenzaron a proliferar en España, sobre todo en Andalucia, a partir de la crisis de las vacas locas. Se trata de una de las carnes más saludables que podemos adquirir. Su aspecto es similar a la de la carne de vacuno, pero su contenido en grasa es muchísimo menor: mientras la carne de ternera magra tiene un 10% de grasa, la de avestruz tiene sólo un 2%, menos incluso que la pechuga de pollo.

Como se trata de una carne de ave, tiene un mayor contenido en ácidos grasos polisaturados que el cerdo, el cordero o la ternera, además proporciona más cantidad de vitaminas del grupo B, que son esenciales para el funcionamiento del cerebro.

El avestruz se puede adquirir de muchas formas: en solomillo, filetes, hamburguesas… Incluso se puede adquirir el cuello, que se prepara de forma similar al rabo de toro.

Foto: Carnicería de carne de caballo en Holanda. (Efe)

4. Caballo: En nuestro país el consumo de carne de caballo estaba bastante extendido: en casi todos los barrios había una carnicería equina. En la actualidad (pese al extraño repunte que vivió su consumo con motivo de un sonado fraude alimentario), pocas familias la consumen con frecuencia. Aunque quizás deberían.

El caballo es una carne roja, pero en comparación con la carne de ternera (a la que más se parece) tiene menos calorías y mucha menos grasas: menos del 2%. También es una excelente fuente de hierro y zinc. Se puede realizar con ella todas las preparaciones típicas de la carne de ternera.

Foto: Un Emú en una granja de California. (Phil McCarten/Reuters)

5. Emú: La carne de emú es quizás la más desconocida de este listado, pero hay incluso granjas en España donde se produce. Se trata de una carne roja similar al avestruz y, como esta, muy baja en grasas. Aunque también es de origen australiano, se está criando con profusión en Chile, dado que es una de las carnes exóticas más parecidas a la ternera, pero con más hierro, proteínas, vitaminas A, C y B12.

Con información de ElConfidencial.com