X

Salud

Mujer sufre enfermedad que hincha partes de su cuerpo como un globo

Foto: Dailymail

(Caracas, 14 de mayo. Noticias24).- Izzy Richards, de 32 años, y madre de dos niñas, padece Angioedema Hereditaria, una condición genética que causa inflamación en su cuerpo, ya sea en el estómago, la espalda, las piernas, pies, manos o rostro. Incluso en su lengua y garganta, poniéndola en riesgo de asfixia.

Esta condición, que ella experimenta desde los cuatro años, es causada por la falta de una proteína en el sistema inmunológico y puede ser gatillada por el stress.

En entrevista con MailOnline, Izzy Richards reveló que “la gente piensa que mi pareja Chris me golpea, es tan humillante para ambos“. “Yo me pongo muy a la defensiva, por lo que no me gusta salir a la calle cuando estoy toda hinchada”.

Además Richards, contó que en una oportunidad sintió que estaba al borde de la muerte: “Mi lengua se inflamó y los doctores pensaron que ya no podían hacer nada por mí. No podía respirar en absoluto y creí que iba a morir“.

La Angioedema Hereditaria no tiene cura, por lo que la única manera de evitar estos ataques es tomar medicación y evitar los detonadores, como el stress y algunos compuestos médicos.

Cuando Izzy tenía 21 años fue recién diagnosticada acertadamente, ya que antes solo se le dijo que padecía de reacciones alérgicas. Fue un médico del sistema de salud público de su comunidad quien vio sus manos hinchadas y le preguntó la razón. Ella le explicó sus síntomas, y él le pidió examenes de sangre, para saber si se trataba de Angioedema, resultando positivo.

“Fue un poco surrealista ser diagnosticada después de tanto tiempo, pero al menos me sentí aliviada de saber de qué se trataba”.

Esta condición genética, fue adquirida por Richards de su madre, quien también la padece, pero en menor gravedad. Asimismo, sus dos hijas adolescentes, de 14 y 11 años, también la sufren.

“No podía soportar al culpa cuando su diagnóstico fue positivo. No puedo creer que las haya condenado de por vida”, confiesa.

Actualmente sufre ataques cada tres o cuatro semanas y debe medicarse apenas note que comienza uno, de lo contrario podría ser muy tarde, ya que el efecto solo aminora la hinchazón, no la detiene.

“Me da miedo pensar que la medicación pueda no funcionar algún día, o que la administre muy tarde y me asfixie por que se me hinchó demasiado la lengua. Creo que nadie merece vivir así, y por eso he buscado hacerlo público, para que aquellos que también padezcan esto puedan tener un diagnóstico y tratamiento apropiados”, reveló.

Foto: Dailymail

Foto: Dailymail

Foto: Dailymail

Foto: Dailymail

Foto: Dailymail

Con información Dailymail