X

Salud

Casi la mitad de los adultos venezolanos padece de estrés

Foto: Noticias24 / Archivo

(Caracas, 16 de mayo – Noticias24).- El estrés no es exclusivo de las personas que trabajan en grandes empresas o que manejan mucho personal. Un gerente, una ama/amo de casa y un obrero pueden sufrir de estrés sin que sus actividades cotidianas sean las mismas, afectando otros aspectos de sus vidas sin, aparentemente, poder evitarlo.

El estrés se ha entendido de distintas formas a lo largo del tiempo. Se considera una reacción o respuesta del individuo ante ciertas vivencias, un estímulo y también, una interacción entre los estímulos y los recursos personales de respuesta que posee cada persona.

En este sentido, el Doctor Antonio Cano Videl, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, define el estrés como un proceso que inicia ante la presencia de demandas ambientales que recibe un individuo y a las que debe responder de forma adecuada poniendo en funcionamiento sus recursos para afrontarlo.

Según Cano, cuando la demanda de agentes externos supera los recursos de defensa que un individuo posee, se desarrollan reacciones de adaptación al medio que implican “activación fisiológica”. Esto produce reacciones emocionales desagradables como ansiedad, ira y depresión.

Ante esta teoría, es importante destacar que no se trata de que ciertas situaciones generen estrés per se, sino de que cada organismo reacciona de forma diferente ante las circunstancias. Estas situaciones pueden ser: fuerte carga laboral, el fallecimiento de un ser querido, un accidente, entre otros.

Cualquier situación que supere los mecanismos de defensa de un individuo, puede ser causa de estrés.

¿Es común sufrir de estrés?

Un estudio realizado en el 2013 por psicólogos especialistas en el manejo de estrés, determinó que aproximadamente el 43% de los adultos en Venezuela lo padece.

Noticias24 conversó con la Psicóloga y Orientadora, Marisela Vicuña sobre los efectos del estrés en las personas y las causas que lo producen. Según Vicuña, hoy en día, el estrés lo produce la situación económica o la presión de tener las cosas al día.

Problemas en las relaciones interpersonales e incluso padecer una enfermedad, son factores generadores de estrés y su influencia dependerá de la capacidad de respuesta de cada persona y su entorno.

Una enfermedad, por ejemplo podría también suscitar una situación de estrés en el círculo familiar, “porque demandan de tu atención, demandan cuidados extra que pueden producir estrés, porque generan una dinámica diferente a tu dinámica normal de familia o de vida”, señaló Vicuña.

¿Cómo distingo el cansancio del verdadero estrés?

Según la psicóloga y orientadora Marisela Vicuña, aunque algunas personas tienden a confundir cansancio con estrés, es importante saber que el estrés genera más adrenalina “entonces tu corazón se puede acelerar, puedes tener las pupilas dilatadas, nerviosismo, puedes comerte las uñas, estirarse el cabello”.

Cuando las personas están cansadas, suelen tener un bajón de energía, sueño y apatía, “cosa que no sucede cuando se está estresado”, destacó.

Por otra parte, en conversaciones con el Doctor José Felix Oletta, Médico Especialista en Medicina Interna, manifestó que lo importantes es que las personas aprendan a manejar las respuestas de estrés.

“Es común que ante situaciones de desastres naturales o de conflictos humanos extremos, las personas reaccionen con respuestas más tardías y van desde el miedo, el insomnio, hasta manifestaciones de cuadros de desajuste situacional prolongado. Lo que llaman, la respuesta post estrés”, acotó.

Según el doctor Oletta, hoy en día muchas personas no están preparadas para afrontar los efectos del estrés, que se hacen presentes cada vez con más frecuencia, en niños y personas con discapacidad.

De este modo, encontramos personas que producto de esta realidad desarrollan enfermedades psicosomáticas como el asma bronquial, trastornos alimenticios, pero también, fenómenos que son neuropsiquiátricos, como cuadros depresivos e insomnio. En este sentido, se crea una diferencia entre el estrés patológico del estrés fisiológico.

El doctor Oletta enfatizó, que cada vez es más común recibir en las emergencias de los hospitales o en consultas privadas a pacientes con enfermedades funcionales como el colon irritable, por ejemplo, que responden a afecciones psicosomáticas.

¿Cómo afecta el estrés mis relaciones y mi vida cotidiana?

El estrés predispone al ser humano en muchos sentidos ante situaciones que pudieran resultarles amenazantes, por muy normales que éstas parezcan para otros. Por ejemplo, una relación de pareja que sea problemática puede generar estrés a tal punto que afecte las relaciones con otras personas de nuestro entorno.

Así, el estrés puede hacernos agresivos y hasta alterar nuestra vida sexual (pérdida del deseo), incluso nuestra apariencia. A menudo encontramos personas conocidas en la calle y nos parece que se ven mayores en relación con su edad. Probablemente no solo sea cuestión de genética, sino de calidad de vida, es posible que esta persona se someta con frecuencia a situaciones de estrés que generen falta de interés en su apariencia e insatisfacción.

En el trabajo, suele suceder que el mal manejo del estrés disminuya la calidad en el desempeño del trabajo, muchas veces por falta de concentración.

Por otra parte, la generación de enfermedades como la gastritis, hipertensión arterial, tensión muscular, entre otras, no solo ocasionan malestar físico, sino que nos privan de disfrutar plenamente de lugares, comidas, paseos, entre otras actividades que contribuyan a empeorar nuestra condición.

El estrés genera situaciones en cadena que llegan a condicionar nuestra vida.

Combatir el estrés es posible

Una de las herramientas más poderosas para combatir el estrés es conocerlo y de esta forma llegar a saber qué lo causa y accionar soluciones.

Además de hacer un ejercicio de conocimiento interno, se puede recurrir a ejercicios de respiración que ayuden al organismo a lograr un estado óptimo de relajación.

Hacer ejercicios físicos también puede ser una alternativa para liberar tensión. La Psicóloga y Orientadora, Marisela Vicuña, recomienda realizar actividades como yoga o someterse a masajes relajantes, también conocidos como anti estrés.

Vicuña, también destacó la importancia de priorizar las actividades diarias y “pensarlas con cabeza fría” para no caer en la preocupación exagerada. Otra alternativa que resaltó fue la de asistir a talleres organizacionales que aporten herramientas para sopesar el estrés.

Poner en práctica la creatividad realizando actividades de pintura, música o manualidades, también puede servir como herramienta de relajación. Asimismo, una buena alimentación ofrecerá al organismo los nutrientes necesarios para defenderse de cualquier agente extraño y así, permanecer fuertes durante los períodos de tensión.

Por su parte, el Médico Especialista en Medicina Interna, José Félix Oletta, recomienda entender la amplitud del problema que nos aqueja y encontrar mecanismos de escape como la vida místico religiosa y la creatividad, para superar las situaciones que generan estrés.

Oletta, también enfatizó la capacidad de resiliencia del ser humano para, de este modo, “soportar y superar todos los efectos negativos de estrés a largo plazo” La resiliencia es la capacidad de las personas para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas.

“Más allá de tomar ansiolíticos, más allá de tomar hipnóticos y sedantes, que son fórmulas farmacológicas que a lo mejor están muy bien indicadas para muchas personas, pues también hay que desarrollar esa capacidad de entender los problemas y de manejarlos e internalizarlos”, acotó Oletta.

Es importante entender que estar saludable implica poseer salud física, mental y emocional.

Mariangélica Aumaitre / Noticias24