X

Salud

Revelan que hacer ejercicios durante la mañana aumenta en 40% el riesgo de sufrir un infarto

(Caracas, 3 de junio. Noticias24).- El presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Dr. José Ramón González-Juanatey, aseguró que las posibilidades de sufrir problemas cardiovasculares como un infarto, un ictus o un episodio de muerte súbita, son mayores de seis a diez de la mañana, que durante el resto del día.

Durante estas horas «nuestro organismo libera unas hormonas que aumentan la presión arterial, favorecen una mayor agregabilidad plaquetaria (y, en consecuencia, un mayor riesgo de trombos), a la vez que el sistema fibrinolítico del individuo, que es el sistema que se opone a la formación de coágulos dentro de los vasos, tiene una actividad más baja. Debido a todos estos factores, que coinciden con el despertar, se produce un pico de presión arterial y un riesgo máximo de que se origine una enfermedad cardiovascular, principalmente un infarto, un ictus o un episodio de muerte súbita. Concretamente, durante este período, el riesgo de que se produzca alguno de estos eventos cardiovasculares aumenta en un 40%”, afirmó el Dr. González-Juanatey.

Tensión controlada.

Por esta razón, los médicos insisten en la importancia de tomar en cuenta el pico matutino de la presión arterial, sobre todo en los pacientes hipertensos, ya que se les hace indispensable tomar los medicamentos en la mañana para contrarrestar este pico.

El presidente de la SEC aseveró que “a esas horas la muerte súbita por arritmias se concentra y hay un mayor riesgo, por lo que, especialmente para los hipertensos, es imprescindible que tomen de forma regular sus pastillas y que sea incluso su primer gesto de la mañana, tras despertarse y antes de iniciar cualquier actividad”.

Trabajar de noche.

Disponemos de un ritmo circadiano intrínseco ligado a las 24 horas del día, el cual está condicionado por el ritmo vigilia-sueño. Las personas que trabajan de noche y duermen durante el día tienen invertido su rito circadiano y muchas veces tienen un ritmo cardiovascular más elevado. “Probablemente debido a que, durante el conjunto de las 24 horas, la presión arterial la tienen más alta porque en ellos cambia el ritmo circadiano y es más difícil que se establezca un reloj biológico”, afirmó González-Juanatey.

Con quienes padecen trastornos del sueño o se despiertan varias veces en la noche ocurre lo mismo. El doctor añadió que, “estas personas alteran su ritmo y ya hay varios proyectos en marcha que se están preocupando por analizar las consecuencias que los trastornos del sueño pueden tener sobre el riesgo de problemas cardiovasculares, ya que es muy probable que la gente que tenga trastornos del sueño tenga un riesgo cardiovascular más elevado”.

Ejercicio físico, ¿Por la mañana?

La SEC informó que por el incremento del riesgo cardiovascular, entre las personas que sufren de presión arterial elevada y los enfermos del corazón, es preferible evitar hacer ejercicios a primeras horas de la mañana e incluso en las últimas horas de la tarde, en las que se vuelve a dar otro pico.

Aunque se ha demostrado que el ejercicio aeróbico es beneficioso para las personas que sufren de presión arterial elevada, es aconsejable evitar estas franjas horarias. Según González-Juanatey, “lo recomendable para un enfermo de corazón sería alejarse de ambos picos a la hora de practicar ejercicio físico, ya que el riesgo cardiovascular se concentra en esos dos momentos”.

Con información de Hola.