X

Salud

El efecto que el estrés puede generar en los pacientes con cáncer

Foto: AP / Tony Gutierrez

(Caracas, 28 de febrero. Noticias24) La palabra “cáncer” puede desencadenar diversas emociones en un ser humano, tanto en quien lo padece como en quienes forman parte del entorno del afectado. Los sentimientos podrían ir desde el estrés hasta la depresión, esto depende de los ánimos con que el paciente oncológico enfrente su situación.

En esta oportunidad abordaremos el efecto que el estrés puede producir en el desarrollo del cáncer. Diversas investigaciones han sugerido que el estrés es uno de los principales elementos psicológicos que promueven la reproducción de células cancerígenas, pues el sistema inmunológico se ve cohibido en sus funciones.

Diversos estudios apuntan que los sistemas endocrino e inmunológico influyen en el desarrollo del cáncer, y esto se debe a que el estrés produce una reacción en el organismo que reprime la evolución del tejido linfático y el timo, los cuales son los principales productores de los componentes del sistema inmunitario.

Investigadores han descubierto que las emociones negativas inducen la disminución de las defensas, mientras que las positivas favorecen su incremento.

Al respecto el Instituto Nacional Americano para el Cáncer publicó un estudio en el que se sostiene que las emociones negativas inducen la disminución de las defensas, mientras que las positivas favorecen su incremento.

En contraste con estos estudios, Noticias24 consultó al oncólogo venezolano, Daryanani Sunil, quien advirtió que es difícil aislar al estrés como un factor que facilita el desarrollo del cáncer. Según su experiencia, el cáncer, dependiendo del tipo, puede estar asociado a causas multifactoriales.

Ejemplificó su afirmación con el estilo de vida que lleva el hombre moderno, con pocas horas de descanso, mala alimentación, poca atención a la salud, exposición a agentes contaminantes, entre otros.

Sunil no desestimó el efecto que puede causar el ánimo del paciente en el desarrollo de la patología, pero insistió en que los factores psicológicos o emocionales no pueden ser sometidos a una medida cualitativa.

En cuanto a la presunción de que los pacientes con cáncer no diagnosticado pueden llevar una vida tranquila y los diagnosticados no, Sunil explicó que esto no se debe a una sugestión sino a la agresividad de la enfermedad. “Si un paciente no ha sido diagnosticado es porque no ha presentado sintomatología”, y esto es indicio de que el cáncer está en su fase inicial.

Lo que sí es cierto es que el cáncer es percibido por la mayoría de los pacientes como una amenaza a la vida lo que, indudablemente, genera estrés y ansiedad.

Terapias de relajación para sobrellevar el cáncer

Los centros hospitalarios especializados en oncología han ido incorporando poco a poco una serie de terapias que le permiten al paciente asumir el cáncer de manera menos dramática.

El estrés altera la actividad de los linfocitos T, que estimulan la producción de anticuerpos, así que no es extraño observar que los pacientes que participan en terapias de relajación registren un aumento en los niveles de estos linfocitos.

Entre las terapias de relajación que se ofrecen a los pacientes oncológicos se encuentran, terapias cognitivas y de comunicación, terapias de apoyo utilizando perros u otros animales, de control personal, de distracción y de relajación muscular.

El principal objetivo de las terapias de relajación es que el paciente aprenda a afrontar la enfermedad sin disminuir su calidad de vida. El estrés y las alteraciones psicológicas que éste implica se relacionan directamente con la percepción – positiva o negativa – que el paciente tenga acerca de su enfermedad, por lo que la aceptación, la comunicación con las personas que lo rodean y la voluntad a seguir adelante juegan un papel fundamental.

Por Luisa Mendoza Pérez / Noticias24