X

Salud

¿La leche es la causa del sobrepeso de los bebés?

Foto: Sociedad

(Caracas, 10 de Junio. Noticias24).- La obesidad infantil en los niños de entre tres y cinco años es de un 20,7%. En el cual participan en el programa «Thao» (contra la obesidad infantil), esto se realizó durante el curso 2012-2013 donde los niños presentan sobrepeso. Las ultimas estadísticas recopiladas muestran un 28.819 menores de entre tres y 12 años.

Las grandes causas de este sobrepeso es por sedentarismo y mala alimentación, se conoce una: el contenido de proteínas de la leche que toman los bebés. Según un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, existe una relación clara entre este componente de los preparados para los bebés y el futuro peso de estos niños: a más proteínas, más sobrepeso y obesidad a poca edad.

En concreto, a los seis años, la tasa de obesidad es “más del doble; de más del 8% frente al 4%”, dice Joaquín Escribano, profesor de Pediatría de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona.

El estudio realizado se llevó a cabo siguiendo a un grupo de 1.678 niños nacidos entre octubre de 2002 y julio de 2004 en cinco países europeos, entre ellos España. los bebés fueron divididos en tres grupos: 1.090 que recibían leches de fórmula, y 588 que fueron amamantados. a los primeros se repartieron a su vez en dos grupos, uno que recibía leche con bajo contenido en proteínas y otro con contenidos mayores (ambos casos en los límites legales). A los seis años se midió su índice de masa corporal.

“A partir de estudios epidemiológicos sabíamos que había una relación entre los que tomaban los bebés y su obesidad futura, pero no sabíamos si se trataba de una relación causal o casual”, dice Escribano. “Ya conocíamos otros factores, como que los niños que engordan más rápido luego son más obesos, y, de adultos, eso quiere decir que tienen más diabetes o más síndrome metabólico”, añade.

Por otra parte, el caso de los adultos ya se había relacionado una mayor ingesta de proteínas con mayor propensión al sobrepeso, comentó Gerardo Valera, catedrático de Nutrición de la Universidad CEU san Pablo, pero eso tenía «una explicación relacionada con los hábitos: el que tiende a comer mucha proteína, en general se alimenta mal». «Estamos tomando el doble de las proteínas recomendadas», añade.

Sin embargo, esta explicación no se puede solo aplicar a los bebés, ya que prácticamente todos toman un mismo alimento: leche, aunque sea de distintas fuentes. Por eso los estudios se centraron en buscar qué componente era diferente y condicionaba los resultados futuros.

“La EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) permite que estas tengan en su composición desde 1,8 gramos por cada 100 kilocalorías de proteína a casi el doble, 3,5”, explicó Javier Daroca, responsable científico de Nutrición Infantil de Nestlé. Estos tipos de estudios que se realizan son llevados a los fabricantes a intentar ajustar sus contenidos al mínimo, para poder cumplir las necesidades nutricionales de los bebés tratando de evitar las complicaciones a futuro. «La leche artificial suele tener hasta el doble de proteínas que la materna, aunque esta diferencia va a la baja», indica Escribano.

No se puede pasar por alto estos contenidos y sus consecuencias ya que son muy importantes, porque “un estudio publicado en el New England Journal of Medicine demostraba que el 90% de los niños obesos lo son de adolescentes, y la mayoría lo es también de adultos”, indica Escribano.

Es decir, esta relación es la que intriga a los investigadores. “De momento, los estudios son epidemiológicos, estadísticos”, insiste Varela. O sea, no existe un mecanismo científico descrito que explique lo que sucede. En los adultos, normalmente, los malos hábitos van todos juntos: el que come peor no suele hacer ejercicio, por ejemplo. No solo toma más proteínas, también adquiere más grasas y más azúcares. Pero en los bebés esos factores del comportamiento y su efecto son más difíciles de deslindar.

Escribano añade, que puede haber un componente en “la cualidad de esas proteínas”. “Los preparados infantiles se elaboran a partir de leche de vaca, que tiene muchas más proteínas y de distinta clase que la leche materna”.

Daroca señala que en la empresa Nestlé, por ejemplo, se le añaden aminoácidos esenciales a los preparados, como el triptófano. Se llaman aminoácidos a los elementos —los 21 tipos de eslabones— que forman las proteínas. De ellos, hay nueve que se consideran esenciales porque el organismo humano no es capaz de producirlos. En este caso el cuerpo los necesita, pero debe tenerlos mediante la ingesta de alimentos que sí los contengan. Otros cuatro no son esenciales, y se fabrican con facilidad en el cuerpo. Los ocho restantes se consideran condicionados: en general, no son esenciales, pero hay momentos de especial demanda en el organismo en que deben suministrarse porque este no puede fabricarlos a la velocidad requerida.

Por otra parte, pese a esto, no hay una respuesta. Se dice que el cuerpo desarrolla una especie de memoria, de habituación a un tipo de dieta y que luego arrastra los efectos. Cómo lo hace es algo que habrá que demostrar, para ver si se puede revertir.

Con información de Sociedad