X

Salud

Beneficios, cuidados y la elección de una buena fruta

(Caracas, 11 de junio. Noticias24).- Una excelente fuente de vitaminas, minerales y fibra son las frutas. Éstas resultan esenciales para mantener una buena salud tanto física como mental y al mismo tiempo contribuyen con el equilibrio de un peso saludable.

Montse Folch, doctora y miembro del cuerpo facultativo del Centro Médico Hospital Quirón Teknon, detalla estos beneficios en su libro «Frutoterapia» (Ed. Paidós), una guía completa de las virtudes terapéuticas y dietéticas de la fruta.

La especialista, explica que resulta sumamente importante la ingesta de estos alimentos en la dieta de una persona pues la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo diario de 600 gramos de fruta y verdura por individuo, ésto evitaría el 14% de las muertes por cáncer gastrointestinal, el 11% de las enfermedades cardiovasculares y el 9% de las muertes por infarto.

Entre los múltiples consejos que argumenta la doctora para sacar el mayor partido a las frutas, subraya inicialmente sobre cómo comprar estos productos, consérvalos y almacenarlos para que duren más; lo que es fundamental para su posterior consumo.

Al momento de Adquirirlas:

1. La fruta que se adquiera debe ser fresca, de temporada (siempre más económica) y a ser posible de cultivo ecológico, libre de pesticidas y fertilizantes químicos.
2. Si se desea consumir pronto, se debe escoger una fruta madura. Si no es preferible que esté un poco verde para que madure en casa.

Para su conservación:

1. Sacar las frutas de las bolsas de plástico antes de meterlas en el refrigerador. La fruta necesita oxigenarse y si se guardan en bolsas cerradas pierden sabor y nutrientes.
2. Conservar en un lugar fresco y seco, y si es posible alejado de la luz.
3. Si se almacena en el refrigerador deberá ser en el estante menos frío, evitando el contacto con otros alimentos para evitar su deterioro.
4. Evitar guardar por tiempos prolongados ya que aunque se conserven frescas en la nevera o a temperatura ambiente, se descomponen de manera rápida. Estos son los tiempos recomendados:
Frutas delicadas: Frambuesas, grosellas, fresas y moras, de dos a tres días en el refrigerador.
Frutas con hueso: Albaricoque, ciruela, melocotón o aguacate, no guardarlas más de una semana.
Cítricos maduros: Limón, naranja y pomelo, pueden llegar a conservarse por diez días.
5. Si la fruta se encuentra envasada hay que leer las indicaciones de la etiqueta y sus instrucciones, como «consumir preferentemente antes de» o «conservar en un espacio refrigerado».
En la etiqueta debe aparecer la procedencia de la fruta, su variedad, dónde se ha cultivado, su categoría y si posee denominación de origen, peso, precio de venta por kilo, fecha de envasado, entre otras.
6. Guardar por separado la fruta más madura de la que no lo está, pues una pieza deteriorada puede hacer que el resto madure más rápido.
7. Almacenar por separado las frutas de conservación breve (fresas, cerezas) de las más duraderas para evitar el deterioro de las piezas de larga duración.
8. Los plátanos no hay que meterlos en la nevera porque se ennegrecen. Resulta mejor conservarlos a temperatura ambiente envueltos con papel de periódico.
9. La fruta se guarda entera, no troceada, esto se hará al momento de su consumo pues se evita su deterioro.
10. Frutas como la piña, manzana, albaricoque, pomelo, fresa y cereza se pueden congelar.

Así se lavan:

1. Larvarse las manos antes de manipular las frutas.
2. Remojar las frutas bajo el grifo de agua fría, frotándolas suavemente con un cepillo.
3. Se pueden desinfectar con vinagre o bicarbonato de sodio y remojarlas de nueva para eliminar los restos de desinfectante.
4. Secarlas suavemente con un paño de cocina.

Por otro lado, Folch señala que existen diversos motivos los cuales aceleran el proceso de deterioro de la fruta. Por ejemplo, la exposición al sol y las altas temperaturas, ocasionan la pérdida de muchas vitaminas y nutrientes. A su vez, cuando se trocean y pelan entran en contacto con el oxígeno lo que acelera su deterioro. Por esta razón, es preferible realizar su corte al momento de consumirlas.

Frutas por mes:

Todo el año: aguacate, coco, limón, mango, papaya, pera, piña, plátano, kiwi.
Albaricoque: mayo, junio, julio, agosto.
Arándanos: junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre, diciembre.
Cereza, ciruela: abril, mayo, junio, julio, agosto.
Frambuesa: julio, agosto, septiembre, octubre.
Fresa: marzo, abril, mayo, junio.
Granada: enero, septiembre, octubre, noviembre, diciembre.
Higo, melón: agosto, septiembre.
Melocotón, sandía: junio, julio, agosto, septiembre.
Mora: agosto, septiembre, octubre, noviembre.
Naranja: enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, noviembre, diciembre.
Níspero: abril, mayo, junio.
Pomelo: enero, febrero, marzo, octubre, noviembre, diciembre.
Uva: septiembre, octubre, noviembre, diciembre.

Con información de abc.es