X

Salud

¿Insomnio? Te presentamos causas y soluciones a este problema

(Caracas, 17 de julio. Noticias24).-No es solo levantarse y descubrir que tu día acaba de comenzar y no pasarán hasta más de 16 horas para que vuelvas a tocar la cama, sino que el problema realmente está en que la noche anterior la pasaste como “una noche de perros”.

Se habla del insomnio como la principal causa del mal humor en las mañanas, los desvelos en varios estudios revelados por expertos, fungen como el elemento principal en cuanto al rendimiento del individuo, lo que en el caso del poco sueño, condiciona tu día en menor rendimiento.

El tratamiento para el insomnio también va más allá de la recomendación de la “leche caliente”, para evitar o subsanar esta situación se pasa por una serie de técnicas para su completa eliminación.

A continuación, se presentarán las diversas causas por las que se produce el insomnio:

Una noche en vela

Estar sin dormir una noche de manera aislada no se considera siquiera insomnio. El ruido, el calor, el jetlag o el haber estado demasiado activo durante el día pueden hacer que sea imposible conciliar el sueño cuando se quiera

En este caso, se recomienda asumir la pérdida de horas de sueño con total naturalidad, tratar de estar relajados o incluso levantarse y aprovechar estas horas extra de vigilia para realizar otras actividades, sean gratificantes o productivas.

Es cierto que durante el día podría experimentarse un mayor cansancio, pero al ser una causa natural el desvelo, el ritmo del sueño puede recuperarse rápidamente.

Dormir de día y desvelarse de noche

Los cambios de horario juegan también un papel importante en el desarrollo del sueño: trasnochar, levantarse tarde, echarse siestas, son actividades que impiden conciliar el sueño por la noche.

Luego, al estar cansados durante el día, se duerme fuera de hora o se usan estimulantes que volverán a evitar que se duerma por la noche.

Una buena manera de identificar que se están siguiendo hábitos incorrectos es registrar la hora en que se va a la cama, la hora aproximada en que uno se durmió y la hora en que uno se levanta, incluyendo siestas.

También anotar si se ha bebido cafeína o teína durante el día y medir esas cantidades.

Preocupaciones que no dejan dormir

Parece que nuestra cabeza está esperando a que nos tumbemos en la cama para dar vueltas a ese tema que tanto malestar nos causa durante toda la noche.

Esto es así porque cuando existe una baja estimulación e inactividad se facilita el rumiar pensamientos y hemos cogido la costumbre de repasar el día o planificar el siguiente antes de irnos a dormir.

Puede ayudar a “sacar” los pensamientos de la cabeza el anotarlos durante el día en una agenda
Por ello hay que dejar las preocupaciones fuera de la cama. Aprender a cerrar temas o planificar el día en horarios y sitios distintos.

Estar nervioso y no desconocer las causas

Temas en concreto suelen hacer que las personas se sientan nerviosas y activadas por la noche, lo que da como resultado una noche activa y que puedeno incluir sueño reparador, de continuar pensando en torno al mismo tema, esto será también un problema para la actividad diaria.

La ansiedad, en efecto, es una gran enemiga del sueño y abordarla será la solución para que desaparezca el problema. Es importante evitar pensamientos que nos están activando, aunque no los identifiquemos, siguiendo las pautas del punto anterior.

También puede ayudar, de manera puntual, distraernos con otra actividad, como la lectura o la televisión, sin exagerar o condicionar el sueño a estas actividades.

No dormir por saber que no se podrá dormir

La preocupación de no dormir nos mantiene activos a modo de una profecía autocumplida y puede durar todo el día generando una angustia totalmente incompatible con relajarnos.

La solución es dejar de preocuparse de no poder dormir cuando se está intentándolo.

Pautas generales para el insomnio

1.- Seguir una rutina antes de irse a dormir: no tomar estimulantes y levantarse siempre a la misma hora. Lo importante es no cambiar nuestra rutina por ello.

2.-Levántese de la cama si no logra dormir: el sueño se condiciona a la cama y, por tanto, no debemos usar ésta para otras actividades durante el día. Asimismo, es muy importante que si no se logra conciliar el sueño, ir para otra parte. Dar vueltas en la cama hará que lo que se condicione al dormitorio sea la activación.

3.- No medicarse:
Se deben encontrar otras soluciones más definitivas a través de la modificación de conducta o se hará un problema, los medicamentos suelen ser para situaciones especiales.

Con información de El Confidencial