X

Salud

Ebriorexia: la enfermedad de aquellos que dejan de comer para poder beber

(Caracas, 21 de julio. Noticias24).- Son muchas las personas que dejan de comer para ingerir bebidas alcohólicas sin ver las consecuencias que esto les trae y hay otras que lo hacen por el simple hecho de rebajar, sustituyendo el tomar por el comer. Una comida baja en calorías, fármacos laxantes y bebidas de alto grado, puede ser el menú de una enfermedad resumida en la obsesión de adelgazar bebiendo alcohol.

Aunque la ebriorexia todavía no está catalogada como tal, las estadísticas alertan de que este trastorno que combina la anorexia, la bulimia y el alcoholismo es cada vez más habitual, y sigue una pauta enfermiza: dejar de comer para compensar las calorías obtenidas tras el consumo de alcohol.

Desnutrición e intoxicación por etanol, coma etílico y en el peor de los casos la muerte, son las consecuencias que puede traer esta “enfermedad”. Aunque socialmente se cree que su prevalencia es superior en mujeres, cada vez hay más hombres. En los últimos años ha aumentado la incidencia de trastornos alimentarios entre los chicos jóvenes, que en principio ingresan con diagnostico de adicción a sustancias psicoactivas y posteriormente, se descubre un trastorno de ebriorexia.

Pueden ser síntomas de esta patología la ingesta de alcohol desmedida y en los casos más extremos, el no consumir alimentos sólidos. Debido a la ausencia de calorías, los ebrioréxicos sienten la falta de energía y suelen comer mucho, lo que luego los conduce a provocarse el vómito. El deterioro físico y la debilidad corporal no son las únicas consecuencias, a medida que la enfermedad avanza, son habituales las conductas de aislamiento social y la agresividad.

Los expertos se refieren a la ebriorexia como una enfermedad cuya causa es la civilización moderna y aunque conjuga múltiples causas que van desde la experiencia hasta lo biológico, no se puede olvidar la influencia que tienen los medios de comunicación.

Con información de elpais.com