X

Salud

¡Parecen obvios, pero no lo son! Nueve malos hábitos que pueden terminar con una relación

Foto: Cortesía Entremujeres.com

(Caracas 26 de julio. Noticias24) El problema no es que lo hagas, el problema está cuando se vuelve frecuente, por esta razón hoy te traemos varios ejemplos, que, aunque parezcan obvios, a largo plazo pueden causar rupturas.

Presta atención y evita caer en el círculo vicioso:

– En situaciones de crisis, acudir a familiares o amigos en vez de buscar apoyo en la pareja. Si el problema está en la pareja, la solución debe estar ahí mismo.

– Pelear en público: se pueden dar situaciones vergonzosas tanto para ustedes como para los testigos. Si percibes que se viene una discusión, haz lo que sea por cambiar el rumbo. Si sientes la necesidad, puedes retomar la discusión puertas adentro.

– Evitar los conflictos: no es cierto que las parejas felices no pelean. Por eso, no caer en peleas y discusiones no es necesariamente signo de una relación saludable. Si ambas partes de una pareja están de acuerdo en absolutamente todo, algo pasa. No tengas miedo al conflicto: en su justa medida, puede ser el vehículo hacia una mejoría en la relación.

– No hablar sobre los problemas: evitando los temas conflictivos, a la larga un pequeño problema se puede convertir en uno importante. Lo importante es no ignorar los conflictos, sino afrontarlos.

– Espiar: la base de todo es la confianza. Si caes en revisar emails o mensajes, estás abriendo la puerta a una marea de sospecha y malos sentimientos. Antes de sucumbir a la tentación de espiar, plantéate qué sentirías si fuera tu pareja la que te estuviera espiando, metiéndose en tu privacidad, en tus cosas…

– Comparar: No hay nada peor para el otro que estar comparándolo con otras personas. El novio de tal, mi cuñado, y ni hablar de los ex. No importa que lo pienses para ti misma, no hace falta decirlo. Ni siquiera está bueno hacer comparaciones positivas, porque en un mal momento de la pareja puede llegar la comparación negativa.

– Criticar a la familia política: si lo haces, estás permitiendo que tu pareja critique a tu familia. Y una vez que pasa, no hay vuelta atrás. todos son libres de hablar de la familia del otro. ¡Nada bueno puede salir de esto!

– Exigirle que cambie: está claro que es positivo poder cambiar algunos aspectos de la personalidad. Pero no podemos exigírselo a nuestra pareja. No olvides que es la persona de la que te enamoraste, en todos sus aspectos.

– Explotar de celos: un poco está bien, y es sano… Se puede decir que ayuda a mantener viva la pareja. Pero caer en escenas de celos constantes e injustificadas es una receta infalible para el fracaso amoroso. ¡Confianza ante todo!

Cortesía de Entremujeres.com