X

Salud

La pregunta del millón: cómo responder a la hora de definir cuáles son tus puntos débiles

Foto: Cortesía entrevistas y algo más

(Caracas 26 de julio. Noticias24) Una pregunta obligada en entrevistas laborales, una que puede marcar la diferencia a la hora de conseguir empleo. Acá una serie de pautas para que te autoevalúes previamente.

– “No sé me ocurre nada”, o “todos tenemos cosas para mejorar o debilidades, pero en este momento no sé qué decir”. Estas frases suelen venir luego de una larga pausa. Debes tratar de no pronunciar jamás estas palabras.

– Cometer el conocido “sincericidio”. Al tomarte de sorpresa, podés llegar a decir tus debilidades, pero de una manera que no es la más adecuada.

– Caer en el trillado “muy autoexigente” o “perfeccionista”. Este tipo de respuestas son muy habituales, pero no dan información ni suenan creíbles.

¿Qué hacer?

Lo mejor es preparar la respuesta. Esto, además, es un buen ejercicio para tomarse un tiempo y mirarse a una misma, e identificar cuestiones a mejorar.

Paso 1: ubicar nuestras debilidades.

Somos humanos, todos tenemos debilidades y eso no está mal; lo que no es recomendable es no tener identificadas nuestras debilidades, dado que mostraremos una actitud pasiva y daremos a entender que tampoco estamos haciendo nada para mejorarlas.

Por lo tanto, lo primero que tenemos que hacer antes de ir a una entrevista es reflexionar acerca de cuáles son los puntos que nosotros ubicamos como debilidades o puntos a mejorar laboralmente. En el caso que no se nos ocurra nada, pensar en comentarios de jefes o compañeros es de mucha ayuda, incluso si tenemos o tuvimos evaluaciones de desempeño en nuestro trabajo, un buen recurso es pensar en dichos feedback.

Paso 2: pensar cómo las comunicaremos.

Luego deberás buscar las palabras y la forma más apropiada de trasmitirlas, no utilizar palabras fuertes, y buscar ejemplos concretos del día a día de trabajo que complementen nuestro argumento, es decir, experiencias vividas que den cuenta de cómo se manifiesta esa debilidad en el trabajo. Es importante buscar ejemplos que no nos dejen muy expuestas.

Paso 3: marcar acciones concretas de mejora.

Lo más importante: destacar que estamos haciendo algo para mejorarlo, esto mostrará una actitud de autocrítica, proactividad y acción. Aquí también es muy recomendable apoyarse en acciones concretas del día a día laboral.

Para concluir, lo más importante ante una entrevista de trabajo, y más ante las preguntas difíciles, es prepararnos: esto reducirá nuestros nervios y además ayudará a que logremos comunicar mejor lo que queremos decir.

Con información de Entremujeres.com