Estudio de médicos ingleses pone en duda beneficios de reducir el uso de la sal

Foto: cortesía de blogs.plos.org

LONDRES, jul 6 (Reuters). – En un análisis que seguramente avivará un prolongado debate en torno al impacto del consumo de sal en la salud, un grupo de investigadores no halló evidencias de que recortes moderados de su uso reduzcan el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca o de morir de forma prematura.

En una revisión sistemática publicada por la Cochrane Library, científicos británicos descubrieron que si bien reducir el consumo de sal aparentemente conduce a leves reducciones de la presión sanguínea, eso no se traduce en un menor riesgo de muerte o enfermedad cardíaca.

Los investigadores dijeron que sospechan que los ensayos realizados hasta ahora no fueron lo suficientemente amplios como para demostrar algún beneficio a la salud del corazón, por lo cual propusieron hacer estudios más grandes.

“Con los gobiernos fijando metas aún más bajas para el consumo de sal y las compañías tratando de eliminarla de sus productos, es realmente importante que hagamos ensayos grandes para comprender los beneficios y riesgos de reducir el uso de sal”, dijo Rod Taylor, del Peninsula College of Medicine and Dentistry de la Exeter University, que lideró la revisión.

La mayoría de los expertos coinciden en que consumir demasiada sal es malo para la salud y que disminuir su uso puede reducir la hipertensión en personas con presión sanguínea normal y alta.

Pero los investigadores aún deben demostrar si el beneficio para la presión se traduce en una mejor salud del corazón en la población general. La hipertensión es un importante factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, que son la principal causa de muerte en el mundo.

Taylor dijo que quizás no encontraron grandes ventajas por el número reducido de personas estudiadas y porque los recortes en el uso de sal fueron relativamente pequeños.

“Las personas en los ensayos que analizamos sólo redujeron su consumo de sal de forma moderada, por eso el efecto en la presión sanguínea y la enfermedad cardíaca no fue grande”, explicó.

Muchas naciones desarrolladas tienen guías sancionadas por los gobiernos que recomiendan a la población reducir el consumo de sal o sodio para beneficio de su salud a largo plazo.

La Organización Mundial de la Salud menciona la disminución del uso de sal entre las 10 mejores alternativas para bajar las tasas de enfermedad crónica.

El equipo de Taylor halló siete estudios que, combinados, incluían a 6.489 participantes. De allí obtuvieron datos suficientes como para extraer conclusiones, pero los científicos creen que necesitarían al menos 18.000 personas para poder identificar algún beneficio claro para la salud.