La drunkorexia: Un desorden alimentario que amenaza las nuevas generaciones

(Caracas, 27 de marzo. Noticias24) La drunkorexia es la nueva frontera de los desórdenes alimentarios para las nuevas generaciones. Una reciente investigación de la Universidad de Missouri descubrió, después de someter a los estudiantes a un cuestionario, que el 16% de los adolescentes evita el consumo de calorías durante el día para poder tomar alcohol durante la noche.

¿Puede entonces el deseo de adelgazar convertirse en alcoholismo?. Las evidencias afirman que si, y que además quien decide probar esta peligrosa práctica se arriesga a sufrir daños cerebrales y físicos como lesiones permanentes en el hígado y en otros órganos vitales. El problema es también tres veces más común en las mujeres que en los hombres debido a que por su metabolismo son las más propensas a caer en la dependecia del alcohol.

La doctora Varuna Aluvihare, especialista de las enfermedades del hígado en el hospital King’s College de Londres, declaró que este nuevo desorden alimentario es más común de lo que las personas piensan y que aunque hasta hace 20 años la edad media de los pacientes afectados por deficiencias en el sistema funcional del hígado era de 50 años, ultimamente se han presentado casos de pacientes entre 20 y 30 años con desórdenes graves de este tipo.

Pero, ¿Cuál es la dieta de un drunkoréxico? La doctora Aluvihare explica que la fórmula es simple: tomar más alcohol comiendo menos. Se trata de desayunos ligeros con leche descremada y cambur, y ensalada para el almuerzo, logrando de esta manera tener una reserva de calorías para poder consumirlas tomando alcohol. Esta es la típica dieta de un drunkoréxico, encontrando así el compromiso perfecto entre gastar poco, adelgazar y disfrutar de la bebida.

En estos últimos años los adolescentes han aumentado el consumo de alcohol entre comidas y fuera del contexto familiar. La drunkorexia puede ser un fenómero oculto que muestra una evidente incomodidad de los adolescentes de manejar su vida social sin unos tragos encima.

Un artículo publicado en el “American Journal Biological Psychiatry” en el 2001 ya ponía en evidencia la relación entre los desórdenes alimentarios y el alcohol, mostrando como al menos un tercio de las personas bulímicas abusaban de su consumo.

Los cambios sociales ocurridos en las últimas décadas, la transformación del modelo familiar y la constante búsqueda de una vía de escape son probablemente algunas de las causas que provocan el deseo de los más jóvenes de experimentar cosas nuevas sin tener en cuenta que el abuso de alcohol puede causar daños irreversibles en el organismo.

Con información de affaritaliani.libero.it