X

Salud

Implantes PIP y biopolímeros: cuando la belleza física puede más que la salud

Foto: REUTERS/Bernadett Szabo

(Caracas, 30 de marzo, Noticias24).- La belleza física siempre ha sido altamente valorada en casi todas las civilizaciones del mundo, especialmente en la occidental donde desde los griegos el atractivo físico significaba bondad, virtud y éxito.

Nada hay de malo en querer mejorar un poco la apariencia y la propia percepción, sin embargo, ¿Qué pasa cuando esto se convierte en una obsesión y genera graves daños, a veces irreversibles, en la salud?.

Este ha sido el caso de los implantes mamarios y los biopolímeros. En últimos meses se ha visto cómo ha crecido de manera alarmante el número de mujeres que han terminado afectadas en su salud gracias a estos “pequeños” cambios estéticos.

Según reseñó el diario 2001, sólo en lo que va de año, el Ministerio de Salud ha recibido 866 denuncias aproximadamente contra los biopolímeros, 450 son los casos conocidos de mujeres afectadas por esta sustancia y 1299 inspecciones ha efectuado la Contraloría Sanitaria en estéticas y centro de belleza para constatar los permisos de los productos empleados.

En relación a este tema, El psiquiatra Robert Lespinasse considera que “la inversión de los valores ha llevado a la sociedad a ver lo bello como exitoso y lo feo como signo de fracaso. Antes era más valioso ser profesional, haber cursado una carrera o tener méritos laborales. Ahora tener un par de senos, una buena figura o unos pompis es lo que te hace ser más preciada y valiosa para la sociedad y esta tendencia está ya mostrando sus consecuencias. No se trata de un problema de muñecas vanidosas, sino de personas inseguras que tratan de llenar sus carencias”.

Para ver en grande y leer, pulse en la imagen o aquí: