X

Salud

Alemania retira algunas limitaciones a pruebas genéticas de embriones in vitro

imagen: fotomontaje noticias24

Berlín, 7 jul (EFE).- El Bundestag (Parlamento alemán) decidió hoy por mayoría mantener las restricciones al estudio genético de embriones concebidos in vitro antes de su implantación en el útero y permitir esta práctica sólo en caso de alto riesgo congénito o peligro de aborto o muerte para el feto.

Tras un serio y emotivo debate de casi cuatro horas, 326 diputados se pronunciaron a favor del proyecto de ley presentado entre otros por la secretaria de Estado de Sanidad, la liberal Ulrike Flach (FDP), de permitir el Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) en casos determinados.

Otros 260 legisladores defendieron la prohibición total de esta práctica médica, mientras que otros ocho optaron por abstenerse.

Actualmente los médicos ya podían realizar estudios genéticos en embriones, tras una sentencia favorable del Tribunal Supremo alemán.

Los partidarios del PGD señalaron que sólo con esta práctica médica es posible saber si un niño nacerá sano y subrayaron que nadie puede negar esta libertad de decisión a las mujeres.

Ahora los legisladores establecen por primera vez condiciones genéricas a esta práctica médica, que debe ir precedida obligatoriamente de asesoramiento y de la aprobación de una comisión ética.

El PGD podrá realizarse únicamente en centros con licencia y se estima que al año se llevarán a cabo como mucho un par de centenares de pruebas.

Durante el intenso debate parlamentario, en el que los diputados no estaban sujetos a disciplina de voto de sus partidos, muchos de ellos expusieron sus propias experiencias de embarazos problemáticos, alumbramientos prematuros e hijos perfectamente sanos.

Los partidarios del PGD señalaron que sólo con esta práctica médica es posible saber si un niño nacerá sano y subrayaron que nadie puede negar esta libertad de decisión a las mujeres.

«Estos padres desean por encima de todo tener un hijo sano y no entienden por qué no reciben ayuda en Alemania»

Flach advirtió de que una prohibición de las pruebas genéticas obligaría eventualmente a una mujer a abortar para evitar la transmisión de enfermedades hereditarias.

«Estos padres desean por encima de todo tener un hijo sano y no entienden por qué no reciben ayuda en Alemania», declaró.

Para el defensor del paciente en el Parlamento, el socialcristiano Wolfgang Zöller, al igual que para la mayoría de diputados que se oponen a los test genéticos, «el PGD supone hacer una selección», porque «entre los embriones fecundados artificialmente, unos son elegidos y los otros desechados».

«Un poco de PDG no existe, al igual que tampoco se puede estar un poco embarazada. Yo no quiero vivir en una sociedad en la que los padres tiene que disculparse por no tener un bebé modelo», criticó.

La tercera opción, un proyecto de compromiso que permita las pruebas genéticas para los casos en los que no existan las condiciones para el desarrollo del feto, fracasó en segunda lectura con sólo 58 votos de apoyo.