Los procedimientos cosméticos excesivos pueden llevar a una crisis de identidad, según psicólogos

Foto: Dailymail

(Caracas, 10 de abril. Noticias24) La cirugía plástica que cambia drásticamente la apariencia de una persona puede tener efectos perjudiciales en su sentido de identidad. De acuerdo a psicólogos en Estados Unidos, las personas tienden a dejar pasar por alto el apego que tienen con sus características faciales.

El psicólogo Vivian Diller dijo a la página BuzzFeed que después de una cirugía que cambie dramáticamete la apariencia, los pacientes frecuentemente se dan cuenta de que esa imperfección era parte de su identidad.

Por ejemplo, un ligero detalle en la nariz o el tamaño de los ojos puede ser parte de como alguien se define a sí mismo sin darse cuenta. Cuando estas características únicas desaparecen, la definición de sí mismo puede sufrir.

El doctor Diller dijo que los pacientes pueden sentirse desconectados de sus nuevos rostros porque ya no lo sienten como suyos.

“Esa imagen que las personas ven en el espejo y toman por sentado es realmente más profunda de lo que se piensa”, afirma el doctor.

Otro médico, Z. Paul Lorenc, dijo que solo un pequeño número de pacientes estipula que quieren conservar sus mismos ojos o sonrisa después de la cirugía. Mientras que por el otro lado, la mayoría de los pacientes dicen lo contrario; en vez de querer lucir como una versión mejorada de ellos mismos, quieren lucir como ciertos actores o modelos.

Aunque se cree que pasar por el quirófano es un medio para ser hermoso ya que permite a los pacientes sentirse mejor sobre sí mismos y sobre su apariencia, muchas veces puede tener un efecto contrario

Eso indica un deseo intrínseco de convertirse en alguién más, en una persona famosa que, en la mente del paciente, vive sin problemas, aparentemente una vida perfecta.

El doctor Z. Paul Lorenc explica que las personas tienen esa imagen glorificada de esa identidad perfecta, la cual puede tener efectos psicológicos profundos cuando el paciente descarta su sentido de sí mismo cambiando su rostro solo para darse cuenta que la identidad que estaban buscando no es tan perfecta después de todo.

Hay pocos doctores quienes examinan a sus pacientes para asegurarse de que no estén buscando hacerse una cirugía por las razones equivocadas.

El doctor Lorenc dijo que si tiene sospechas de que la petición de una cirugía cosmética viene de una condición psicológica subyacente como un desorden dismórfico corporal, refiere al paciente a un psiquiatra.

Sin embargo, aunque los cirujanos están cada vez más conscientes de la necesidad de evaluación psicológica de los pacientes, no pueden impedir todos los problemas.

Mientras que la mayoría de los buenos cirujanos parecen evitar este tipo de operaciones múltiples que hicieron a Heidi Montag irreconocible, puede ser difícil predecir en qué medida los procedimientos cosméticos, especialmente los más drásticos, afectarán el sentido que tiene una persona de sí misma.

Algunas celebridades como Megan Fox han acudido a la cirugía plástica para hacerse cambios graduales, los cuales podrían hacer más fácil la tarea de adaptarse a los cambios que hacer todo en un solo procedimiento.

Pero nuestro sentido de identidad, especialmente en relación con la apariencia, usualmente se solidifica a temprada edad, durante la adolescencia. Además cualquier cambio físico, grande o pequeño, requiere alguna forma de ajuste mental, y cuando los cambios son mayores, ese ajuste toma más tiempo.

Así que, aunque se cree que pasar por el quirófano es un medio para ser hermoso ya que permite a los pacientes sentirse mejor sobre sí mismos y sobre su apariencia, muchas veces puede tener un efecto contrario.

Con información de dailymail.co.uk

Foto: Dailymail

Foto: Dailymail