X

Salud

Los tacones no son tan malos para las mujeres: «mejoran el desempeño sexual»

Foto: ROB KIM / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

(Noticias24 – Caracas, 21 de abril de 2012).- Un grupo de investigadores italianos determinó que el uso de tacones altos beneficia a los músculos del suelo pélvico, mejorando el desempeño sexual femenino. De esta manera queda comprobado, que las largas jornadas en las que los hombres acompañan a las mujeres a comprar zapatos de tacón alto, podrían tener para ellos una buena recompensa.

Según la uróloga italiana María Cerruto «mantener los talones a una inclinación cercana a los 15 grados con relación al piso, equivalente a usar zapatos de cinco centímetros de alto, es una posición óptima para mejorar la fuerza y la habilidad de contracción».

Además de los beneficios sexuales reveló que los zapatos altos «también dan un apoyo vital a los órganos pélvicos como la vejiga, el intestino grueso y el útero».

Usar tacones altos beneficia a los músculos del suelo pélvico y mejora el desempeño sexual femenino

Sin embargo, considera que el uso de tacones debe ser por un tiempo moderado para evitar complicaciones en los pies y la espalda. «No hay que dejar de lado los aspectos negativos, ya que estos han sido relacionados con un amplio repertorio de enfermedades».

Tras las investigaciones, la especialista de la Universidad de Verona insiste en que el uso de tacones altos «puede ser la solución para fortalecer los músculos de la pelvis que quedan especialmente debilitados durante el embarazo y después del parto».

Los tacones: malos compañeros para las embarazadas

Un estudio realizado por la Sociedad de Pedicuros y Podólogos de Reino Unido, reveló que el uso de zapatos con tacón durante el embarazo «es un riesgo para la salud».

Se pudo determinar que el uso de tacones durante el embarazo «puede provocar inflamación de los tobillos e hinchazón general, además de alterar la postura de la mujer, acortar los músculos de las pantorrillas y generar una mayor presión en rodillas y espalda».

Además de provocar problemas en los pies, piernas y espalda, eso también podría favorecer a las caídas, pues durante el embarazo «tanto los músculos como los ligamentos se ablandan y se estiran, lo que provoca que los pies estén más propensos a esguinces de tobillo o de ligamentos».


Por: Marjorie Acosta / Noticias24

Foto: FRAZER HARRISON / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

Foto: FRAZER HARRISON / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

Foto: FRAZER HARRISON / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

Foto:
FRAZER HARRISON / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

Foto: FRAZER HARRISON / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

Foto: ARUN NEVADER / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP