X

Salud

¡Increíble! Se ha descubierto que sí se puede ser alérgico al agua

Foto: Getty Images

(Caracas,16 de mayo. Noticias24).- Francisco Feo Brito, miembro del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), aseguró que esta patología es muy poco común y que hasta el momento solo existen «40 casos descritos».

Lea

Tratamiento de Bótox puede afectar el cerebro, según estudio

En el siguiente artículo, el doctor manifiesta que esta condición puede ser «consecuencia de antígenos de la propia epidermis». Además usted podrá apreciar algunos testimonios de las personas que viven con esa condición.

Una simple ducha puede convertirse en un suplicio para algunos. Picores, ronchas y quemazón, una reacción que se denomina urticaria acuagénica.

El agua es el desencadenante pero, por suerte, se presenta en ocasiones contadas. Aunque en sus manifestaciones más extremas puede despertar a través del sudor o el llanto. “Es una patología muy poco frecuente, con solo 40 casos descritos en la literatura”, señala Francisco Feo Brito, miembro del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Con un organismo que está compuesto en un 60% de agua, parece paradójico que el propio cuerpo pueda despertar una reacción a ella.

“El mecanismo es desconocido, aunque algunos autores han sugerido que podría ser consecuencia de antígenos de la propia epidermis al solubilizarse con el agua”, defiende el experto que aclara que esta hipótesis no está confirmada ya que pueden existir otros desencadenantes.

Así se vive la alergia al H2O

Alexandra Allen, una estudiante de Utah cuenta con una de esas pocas pieles reactivas al agua. “Tenía 12 años cuando ocurrió por primera vez. Estaba en unas vacaciones en California y me bañé en una piscina. Desperté en medio de la noche cubierta de ronchas. Primero pensamos que podía ser alérgica a los químicos de la piscina y me di una ducha. Por entonces no lo sabíamos, pero el agua lo empeoró todo”, declaraba al site Science of us.

Lo que le ocurre a Alexandra es lo que la ciencia denomina como urticaria acuagénica. “Cuando los pacientes entran en contacto con el líquido presentan habones o ronchas pequeñas, independientemente de su temperatura”, señala el experto. Se trata de un picor muy molesto aunque pasajero, pues como indica Feo: “Las lesiones tienen una duración entre 15 y 90 minutos, con remisión espontánea”.

La urticaria se expande por casi todo el cuerpo, no obstante algunas partes quedan libres. “Es raro que aparezca en la palma de las manos y plantas de los pies”, añade el especialista.

Se puede tratar

Para estas personas se abre una vía que podría permitirles hacer una vida totalmente normal. “Todo el mundo produce aceites que suavizan su piel, pero los míos se vuelen tóxicos cuando entran en contacto con el agua”, asegura Allen a la publicación americana.

El tratamiento más común son los antihistamínicos. “Se recomienda tomarlos dos horas antes de la exposición, es decir, la ducha o el baño. Aunque puede que no proteja del todo”, indica el doctor, ya que como anteriormente apuntaba, se desconocen algunos de los causantes.

Existe una alternativa que utiliza la luz ultravioleta. “PUVA que combina la radiación UVA con la administración oral de psoralenos. Los psoralenos potencian el efecto antiinflamatorio de los UVA, disminuyendo el nivel de los mediadores de la respuesta cutánea”, continúa.

Y la protección más sencilla ante el problema sería la aplicación de aceites. “La protección de la piel con esta sustancia o lanolina puede permitir una mejor tolerancia al agua”, añade.

Aunque, como sucede con otras alergias, los expertos recomiendan la desensibilización. Esta técnica actúa como una vacuna. “Se comienza poniendo en contacto cantidades muy bajas de agua con la piel. Progresivamente se aumentan hasta permitir una mejor tolerancia”, asegura.

Una variante de algo más común

Sin embargo, este reducido rechazo al agua podría ser una vertiente de otra alergia bastante más común: el dermografismo. “Quiere decir escribir en la piel. Se manifiesta como habones o ronchas inducidos por el roce o rascado. Es la forma más frecuente de urticaria, y llega a afectar al 3 % de la población”, aclara Francisco.

Hacer ejercicio, entrar en ambientes cargados o las situaciones de estrés, pueden hacer que la dermis reaccione con picor ante los más ligeros contactos. “El roce de la piel con cualquier objeto deja un trazado en forma de roncha, como si se estuviera escribiendo sobre la piel. En la zona de roce o contacto, por ejemplo en la cara o cuello, aparece una lesión habonosa, de unos 30 minutos de duración”, declara el miembro de la SEAIC.

Como en el caso anterior, se desencadena la producción de histamina ante el contacto mecánico con la piel. “Es muy frecuente en adolescentes y adultos jóvenes y suele afectar a la parte superior del cuerpo, incluyendo cara y cuello”, concluye el alergólogo.

Además

¡Imperdible! Cinco eficaces consejos para bajar de peso después de los 30

Con información de La Vanguardia