Todo lo que hay que saber antes de someterse a una cirugía estética

(Caracas, 02 de mayo – Noticias24) Para muchos ingresar a un quirófano para embellecer la imagen corporal se considera una rutina, no sólo con la finalidad de tener una mejor imagen sino para incrementar su autoestima, es por ello que el paciente no debe ignorar una serie de precauciones fundamentales antes de tomar la decisión.

El exhaustivo conocimiento de los riesgos y beneficios posibles, la acertada elección del profesional y una sincera autoevaluación sobre los motivos que lo conducirán a la cirugía son los detalles que deben tomar en cuenta el paciente antes de someterse a la operación.

Tomar una decisión responsable

La persona debe estar emocionalmente estable y contenida, no depositar falsas expectativas en la operación, tales como recuperar una pareja, o tener más éxito laboral o en las relaciones interpersonales, debe estar preparado para afrontar el cambio de imagen posterior a la operación.

Foto: Nalgas y Libros

Cuando el cirujano realiza la entrevista con el paciente este debe descubrir aspectos psicológicos ocultos que puedan tener influencia en la buena evolución de una cirugía estética.

Algunos expertos coinciden que a una mujer que viene obligada por su esposo porque la quiere ver más joven no es conveniente llevarla al quirófano, así como un paciente que se encuentra en un estado de depresión.

Buscar un profesional idóneo

Deben consultarse por lo menos tres especialistas independientes para poder comparar y elegir el mejor, lo ideal es recurrir a un médico que se dedique exclusivamente a cirugía estética.

Foto: AFP PHOTO SEBASTIEN NOGIER

Se aconseja verificar la matrícula del profesional, asesorarse con conocidos y otros médicos sobre los antecedentes del cirujano. Existen algunas preguntas que no tienen porqué incomodar al especialista, tales como dónde, cómo y con cuáles maestros se formó, cuántas operaciones de este tipo ha hecho, cuál es la acreditación profesional de su equipo, por ejemplo.

No hay que descartar la posibilidad de pedirle fotos y números telefónicos de pacientes operados, conversar con las personas en la sala de espera, para informarse sobre cómo ha sido su experiencia con el profesional.

La primera consulta

Nunca debería durar menos de treinta minutos, un buen profesional se tomará su tiempo para escuchar al paciente con atención, observarlo, evaluar sus expectativas y explicarle sin escatimar detalles los riesgos y beneficios que se pueden esperar de la intervención.

El cirujano jamás debe tratar de entusiasmar al paciente, sino que debe informarlo de la manera más objetiva posible, por ello el paciente debe pedir la descripción del procedimiento, los riesgos a asumir, el tipo de anestesia utilizada, la duración de la operación, las características del postoperatorio, etc.

Foto: Dreamstime

Recomendaciones para no olvidar:

– Tómese su tiempo para elegir al profesional.

– Pida una entrevista previa con el anestesista. También puede pedir conocer previamente al resto del equipo y verificar su acreditación profesional.

– Toda intervención quirúrgica debe ser realizada en un quirófano totalmente equipado.

– Conocer los riesgos de toda operación: infección, mala cicatrización, hemorragias, complicaciones inesperadas, resultados estéticos indeseados, etc.

– Planificar la operación teniendo en cuenta que se necesitará un margen de tiempo para la recuperación o para sortear algún imprevisto.

– Estar tranquilo, y si no se puede poner la operación en primer lugar dentro de su agenda, es conveniente dejarla para más adelante.

Con información de Buena Salud