X

Salud

¿Sabías que las conchas del plátano y del cambur son medicinales?

Foto: www.lavidalucida.com

(Caracas, 04 de agosto. Noticias24) – Definitivamente su aporte es muy significativo debido a que contienen minerales y sustancias antioxidantes, por ello aunque solemos desperdiciar las conchas, no olvidemos que concentran importantes propiedades y aportan maravillosos beneficios.

1. Para el olor de cabeza, su alto contenido de potasio concentrado en la piel de plátano o cambur, es un buen remedio contra las cefaleas comunes. Te recomendamos hacer una infunsión y beberla tres veces por día, te sorprenderán los resultados.

2. Verrugas: La parte blanca de la cáscara es una gran solución contra esas antiestéticas verrugas que aparecen en varias partes del cuerpo. Sus efectos no son inmediatos, pero colocándola todos los días con un vendaje adhesivo se puede aliviar en cuestión de días.

3. Estreñimiento: Debido al alto contenido de fibra, en su pulpa, ingerirla en forma de té o como añadido a licuados puede contribuir a mejorar la condición.

4. Acné: Los compuestos que contiene la parte blanca de la cáscara son un buen remedio contra los granos de acné y los puntos negros.

Frotándola dos veces al día, el granito se secará más rápido, la piel se desinflamará y los poros quedarán desobstruidos.

5. Picaduras de insectos:Frotando un pequeño trozo de cáscara de plátano sobre las picaduras de insectos, se puede disminuir la inflamación y comezón de la piel. Es uno de los remedios más antiguos contra las picaduras de los mosquitos y los zancudos.

6. Pulir los muebles
La parte inferior de este ingrediente sirve para abrillantar muebles de cuero y madera, utensilios de cocina y otros accesorios que pierden brillo a causa del polvo. Basta con frotarlo durante unos tres minutos y, de inmediato, pulir con un paño limpio.

7. Zapatos brillantes
La cáscara de plátano es útil para pulir los zapatos opacos o con un aspecto maltratado. En este caso su efecto es similar al de los muebles, ya que se aplica sobre el elemento y se frota con un paño limpio.

Vía laviducida.com, por: Julio C. Alcubilla B.