X

Salud

ONUSIDA: Cortar los fondos de lucha contra el VIH en China sería un gran error

imagen: NOTICIAS24.com / onusida.org.co

PEKIN, jul 11 (Reuters) .- Recortar los fondos destinados a combatir el sida en China será un «gran error» de los donantes, dijo el lunes el jefe de ONUSIDA, rechazando las críticas que señalan que la segunda economía más grande del mundo no debería recibir más este tipo de ayuda.

Varias organizaciones no gubernamentales (ONG) involucradas en la lucha contra el sida en China señalan que están enfrentando más dificultades a la hora de recibir las donaciones de los países desarrollados, debido a la riqueza de la nación asiática.

«Creo que retirarse será un gran error para un donante, y particularmente para cualquiera que invierte en China hoy, por la simple razón de que esta financiación es un fondo catalítico», dijo a Reuters Michel Sidibé, director ejecutivo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA).

El VIH/sida se convirtió en un problema importante en China en la década de 1990, cuando cientos de miles de agricultores pobres de la provincia rural de Henan se infectaron por esquemas nefastos de venta de sangre

Sidibé indicó que el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria está ayudando a llevar innovación y hacer la diferencia en los países más afectados, estableciendo una nueva relación de trabajo conjunto entre el Gobierno, la sociedad civil y las ONG.

El Fondo Mundial aprobó una financiación por 947 millones de dólares para China, de los cuales 369 millones son para combatir el sida.

El jefe del fondo señaló en abril que las decisiones de los donantes de suspender 180 millones de dólares en asistencia al Fondo Mundial podrían dañar los esfuerzos por combatir estas enfermedades.

Alemania, España y Dinamarca detuvieron temporalmente sus pagos al fondo con sede en Ginebra previamente este año, tras enterarse de que algunas donaciones se habían malogrado.

Sidibé, de nacionalidad malí, se encuentra en China para la primera reunión de ministros de Salud del BRICS, conformado por los mercados emergentes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

El VIH/sida se convirtió en un problema importante en China en la década de 1990, cuando cientos de miles de agricultores pobres de la provincia rural de Henan se infectaron por esquemas nefastos de venta de sangre. Hoy, la transmisión del virus en el país asiático es fundamentalmente por vía sexual.

La nación más poblada del mundo, con 1.340 millones de habitantes, registró en el 2009 unas 740.000 personas infectadas con VIH -el virus que causa el sida- y 105.000 pacientes con sida

Pekín tardó en reconocer la amenaza de la enfermedad, pero desde que lo hizo aumentó sus esfuerzos, destinando más dinero a programas de prevención, lanzando medidas para el acceso universal de los pacientes a los fármacos antirretrovirales que contienen el virus e introduciendo políticas para limitar la discriminación.

Sin embargo, China también ha perseguido mucho a los activistas que defienden los derechos de las personas con sida. Hu Jia, defensor de las víctimas rurales del sida, fue liberado en junio luego de pasar tres años y medio en prisión por cargos de subversión.

Al ser consultado sobre los estrictos controles chinos sobre las ONG relacionadas con el sida, Sidibé manifestó que el vice primer ministro Li Keqiang le dijo en una reunión el lunes que crear «organizaciones de lucha contra el sida con base comunitaria (…) era una transformación importante que China quiere ver».

La nación más poblada del mundo, con 1.340 millones de habitantes, registró en el 2009 unas 740.000 personas infectadas con VIH -el virus que causa el sida- y 105.000 pacientes con sida, según cifras de Naciones Unidas citadas por la agencia de noticias estatal Xinhua.