X

Salud

¿Cuáles son los peligros del aumento de pechos?

Foto: drrodrigomercado.com

(Caracas, 15 de septiembre. Noticias24) – «Traumático» es el término que puede emplearse para definir los resultados no satisfactorios de un procedimiento de cirugía plástica de aumento mamario. Pues se puede incurrir en un problema que distorsiona la expectativa ante la cirugía y pone en riesgo la salud de las pacientes. ¿Cómo saber que podríamos estar en las estadísticas?

Riesgos durante la operación de aumento de pecho

Alergias al material quirúrgico: en casos muy, muy excepcionales se presentan reacciones alérgicas al material utilizado durante la operación como el material de sutura, la cinta adhesiva, el material cicatrizante, etc. Normalmente se suelen hacer pruebas de tolerancia a la anestesia si así lo prescribe el cirujano.

Trombosis: se han documentado muy pocos casos de venas situadas en el pecho que presentan coágulos o venas con trombosis y que suelen solucionarse sin problemas durante la intervención.

Riesgos después de la operación de aumento de pecho

Aparición de hematomas:

La acumulación de sangre en zonas del pecho que normalmente desaparecen por sí sola con el transcurso del tiempo, pero que en algunos casos se debe aplicar un drenaje. Está contraindicada la ingesta de aspirinas o anticoagulantes durante los 15 días previos a la operación, ya que aumentan las posibilidades de aparición de hematomas.

Infección: aparece en algunos casos a los pocos días de la operación con los síntomas normales -fiebre y posible inflamación-. Se soluciona con antibióticos en casi todos los casos y muy rara vez se requiere retirar la prótesis para eliminar la infección.

La zona infectada se suele localizar alrededor del implante y la fiebre aparece normalmente durante la primera semana.

Seromas:

Son una acumulación de líquido o fluido que se genera alrededor de la prótesis de mama y que normalmente desaparece por sí sola al ser absorbida por el cuerpo. En algunos casos se acude al drenaje para su eliminación.

Cicatrices:

Son muy pequeñas y casi invisibles, muy rara vez producen complicaciones de carácter sanitario. Su cuidado en los primeros días es fundamental para una correcta cicatrización y su menor visibilidad.

Mamografía:

La existencia de prótesis de mamas no influye en los resultados de las mamografías. Sin embargo, debe advertirse al especialista de la existencia del implante para su correcta realización. La mamografía también conlleva que se comprima el pecho y el técnico debe conocer la existencia de los implantes para evitar el riesgo de posibles roturas. Sí pueden resultar dolorosas en los casos de pacientes con contractura capsular.

Contractura capsular:

Este tipo de contractura se produce porque el tejido que se crea alrededor del implante mamario -una especie de cápsula- como parte del proceso de adaptación del pecho a la prótesis, se encoge y endurece.

Esta contractura puede provocar bastante dolor y ofrece un aspecto poco natural del pecho. El peligro de producirse afecta a un porcentaje muy reducido de los implantes gracias al avance actual en las nuevas técnicas quirúrgicas y a los nuevos materiales empleados en las prótesis.

Siempre que se introduce en el cuerpo un elemento extraño -prótesis mamaria o de cualquier otro tipo-, existe un mecanismo de defensa natural que es la formación de una cicatriz, que se denomina cápsula, alrededor de ese elemento extraño. Con ella solo se pretende aislar ese nuevo cuerpo y evitar posibles complicaciones o reacciones.

Pero en algunos casos, y sin que se tengan muy claros los motivos, esta cápsula se contrae y comprime la prótesis, llegando a deformarla y provocando molestias e incluso dolor.

Las causas que pueden provocar esta contractura son muy diversas: aparición de seromas, de hematomas que causen una inflamación y que puedan acelerar la contractura, gérmenes o infecciones. Incluso algunos estudios señalan que existe un mayor peligro de sufrir esta contractura con los implantes de superficie lisa y en aquellos que se han colocado encima del músculo, en la zona subglandular.

Otros estudios señalan al consumo de tabaco, ya que fumando disminuye el oxígeno en la sangre y se produce cierta demora en la curación, lo que puede conllevar una reacción inflamatoria. La solución a este problema puede necesitar una nueva cirugía para sustituir la prótesis o cambiar su posición y el cirujano además retira la cápsula de la cicatriz.

En función de su gravedad, se clasifican en cuatro grados: del 1 al 4. En el grado uno apenas es perceptible y el pecho continúa suave y natural y, a medida que avanza en dureza, puede llegarse al grado 4, en el que el pecho aparece muy duro y a veces deformado, acompañado de dolor y molestias.

En próxima entrega: Causas de la ruptura de las prótesis mamarias

Fuente: bonomedico.es

Conetido seleccionado por: Julio C. Alcubilla B./Noticias24