X

Salud

Dile adiós a los dolores menstruales: Una buena alimentación y hacer ejercicios puede ser la solución

Foto: Dailymail

(Noticias24 – Caracas, 05 de mayo de 2012).- El dolor menstrual suele ser un problema para la mayoría de las mujeres. Desde malestar en el vientre, caderas, hasta escalofríos suelen ser algunos de los síntomas que convierten esos días en un verdadero sufrimiento.

Independientemente de la edad, los días de menstruación pueden ser incómodos y dolorosos. Cada mujer lo experimenta de manera distinta, mientras unas se sienten de maravilla, otras no pueden levantarse de la cama.

Es por ello que recomendamos prestar atención a los siguientes tips para disminuir estas molestias.

La dieta juega un papel fundamental

El equilibrio hormonal y el funcionamiento del aparato genital dependerá de nuestra alimentación. Antes de la menstruación y los primeros días del ciclo hay que disminuir el consumo de productos refinados, las grasas vegetales hidrogenadas como la margarina, frituras, sal, dulces, café y chocolate, bebidas gasificadas y alcohol. Disminuya notoriamente el consumo de sal.

Asimismo se recomienda darle prioridad al consumo de carbohidratos para facilitar la digestión. Pastas, pan, arroz y cereales integrales, verduras (pimentón, espárragos, tomates, alcachofas, espinacas y guisantes), carne blanca, frutos secos (nueces y almendras), cereales integrales, frutas frescas y plátanos.

Muchos de estos alimentos ayudan al organismo a producir serotonina, un neurotransmisor cerebral que mejora el humor, relaja y, sobre todo, reduce la ansiedad.

Ejercicios diarios. El mejor aliado

Días antes de llegar la menstruación resulta ideal hacer ejercicio, pues producen en el organismo un efecto regulador que disminuye los efectos dolorosos de la misma.

Hacer ejercicios constantemente puede hacer que los dolores menstruales desaparezcan por completo.”El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo, relaja los músculos y combate la retención de líquidos. Por eso, es beneficioso hacer estiramientos, caminar, nadar o practicar deporte”.

Para relajar el abdomen aplica un suave masaje en forma circular en el sentido de las agujas del reloj y con la palma de la mano extendida, debajo del ombligo. La presión que se ejerce debe ser ligera y el movimiento, muy lento.

Acostarse de lado, en posición fetal, con las piernas retraídas sobre el ombligo permite relajar la zona pélvica.

Un vaso de leche caliente, a veces calma el dolor

Cuando el dolor es constante una taza de leche caliente puede ser la solución para aliviarlo, pues “el calor favorece la circulación sanguínea y disminuye la tensión de la zona pélvica”.

Además, “la leche estimula la producción de endorfinas, unas sustancias químicas que se originan de forma natural en nuestro cerebro, que ayudan a soportar el dolor y ralentizan las contracciones del útero”.

Infusiones recomendadas

Tomar té de hierbabuena, tomillo, canela, manzanilla o anís estrellado resulta efectivo para calmar el dolor. Las bebidas frías están descartadas.

En compañía de los té puede colocar una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente o toallas calientes sobre el vientre específicamente sobre el área donde están ubicados los ovarios.