X

Salud

Descubra si es un pervertido, esto lo demuestra

Foto: Men Solutions

(Caracas, 02 de febrero) – Las adicciones sexuales son pautas de conducta en las que el placer solo se alcanza a través de situaciones, objetos y personas de una forma que no suele ser aceptable para la sociedad. A través de esta entrega descubrirá si usted es un pervertido.

La sexualidad sigue siendo un tema tabú del que no se suele hablar abiertamente y muchos asuntos relacionados con ella, como la transexualidad, la sexualidad adolescente o el abuso sexual, resultan muy controvertidos.

El entorno social tiende a clasificar las prácticas y las tendencias sexuales como «normales» o «desviadas», en función de unos criterios culturales que van cambiando con el tiempo. Pero al margen de esto, los científicos han pretendido estudiar la base de la conducta de algunas personas que tienen unos deseos sexuales poco comunes y en general no aceptados socialmente.

Se trata de las llamadas parafilias, un término que sustituyó al de perversiones sexuales hace años, y que se utiliza para referirse a unas pautas recurrentes de conducta en las que es necesario acudir a una serie de objetos, rituales y situaciones poco usuales para obtener la satisfacción sexual completa.

«Las parafilias son filias (gustos) que van más allá de lo aceptado. Dan lugar a comportamientos sexuales que en teoría son minoritarios, aunque quizás no lo sean tanto, porque lo cierto es que hay una gran ocultación del comportamiento sexual», explica el sexólogo y psicólogo Antoni Bolinches.

La Asociación de Psiquiatría Americana (APA) establece que las pautas de conducta sexual pueden verse como parafilias cuando están presentes durante al menos seis meses y cuando provocan un malestar clínicamente significativo.

Por eso, se reconoce que la mayoría de las personas normales pueden mostrar inclinaciones hacia ciertos objetos, situaciones o rituales, pero que esto no supone un comportamiento parafílico, ya que «una persona parafílica destaca por la insistencia y la exclusividad con que su sexualidad se centra en las acciones u objetos en cuestión, sin los cuales el orgasmo suele ser imposible de alcanzar.

Es decir, tal como aclara Antoni Bolinches, las parafilias se caracterizan en que «sustituyen a la forma normativa (aceptada socialmente) de obtener placer», al mismo tiempo que la persona sabe que ese comportamiento no es bueno para ella. Y no hay que confundirlas con situaciones de sexualidad «normal» en la que se introducen estímulos suplementarios que no resultan imprescindibles para la obtención de placer.

De hecho, es cuando resultan necesarios y, sobre todo cuando estas prácticas resultan perniciosas para nosotros mismos o terceras personas, el momento en que hay que pensar en acudir a un especialista, en opinión del sexólogo.

El fetichismo aceptado

Actualmente el concepto de parafilia engloba cuestiones tan dispares como el fetichismo (pauta de conducta en la que aparecen deseos, fantasías o prácticas a partir de prendas de vestir o partes del cuerpo), el masoquismo (estimulación sexual a partir del dolor y la degradación) o la paidofilia (presencia de fantasías sexuales y deseos de realizar actividades sexuales con niños preadolescentes).

Teniendo en cuenta las diferencias que hay entre las parafilias anteriores, no sorprende que el término resulte muy problemático entre los psiquiatras y los psicólogos y que esté sujeto a un intenso debate. De hecho, hay quienes consideran que las parafilias pueden considerarse como psicopatologías en algunas ocasiones, hay otros que en ciertos casos se inclinarían por hablar de preferencias sexuales y dejar fuera de la definición las influencias judiciales o morales, y hay algunos que introducen elementos como el consentimiento entre adultos o el daño producido a terceros.

El manual diagnóstico y estadístico de desórdenes mentales (DSM-IV-TR), algo así como un catálogo que clasifica las enfermedades psiquiátricas y que recoge los últimos avances, reconoce actualmente ocho parafilias distintas: el fetichismo, el travestismo fetichista, el voyeurismo, el exhibicionismo, el sadismo sexual, el masoquismo sexual, la paidofilia y el frotteourismo (rozarse con una persona en contra de su voluntad).

Además, hay una categoría adicional que incluye trastornos mentales menos frecuentes, como la escatología telefónica (excitación por realizar llamadas obscenas), la necrofilia (deseo sexual por cadáveres) y la coprofilia (excitación sexual ante las heces).

“La pulsión sexual es difícil de reprimir, es mejor canalizarla, y sustituir esa parafilia que genera problemas por una conducta más aceptable”. Pero reconoce que «el índice de éxito es bajo» y que hace falta que el afectado esté muy concienciado de que quiere corregir eso. En todo caso, recomienda acudir a un médico y sexólogo muy especializado, que pueda proporcionar apoyo farmacológico para lidiar con la angustia que pueden generar las parafilias en esas situaciones.

Los hombres son más efectados

Aunque cada uno de estos fenómenos tiene su propia naturaleza, pueden sacarse varias conclusiones importantes a la vista de los datos recogidos por los profesionales. En primer lugar, “casi todas las personas con parafilias son varones”, aunque, por ejemplo, el masoquismo se observa tanto entre hombres como entre mujeres.

Algunos investigadores han sugerido que la vulnerabilidad masculina a estas pautas puede estar muy vinculada a su “mayor dependencia de las imágenes sexuales”. Así, mientras que la excitación sexual femenina depende más del contexto emocional, en los hombres es más importante el estímulo físico. Por ello, los hombres serían más proclives a vincular el placer con situaciones u objetos que normalmente no tienen carga erótica.

Contenido seleccionado por: Julio C. Alcubilla B. de ABC /Noticias24